La construcción del tercer hospital de Málaga contará con una partida «importante» de fondos europeos, en concreto, provenientes del programa 2021-2027 del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) para Andalucía y que cuenta con el visto bueno de Europa.

Aunque aún no hay una partida definida, fuentes de la Consejería de Salud señalan a este periódico que estos fondos cubrirán una parte considerable de la inversión requerida para la construcción del centro sanitario, de en torno a 380 millones de euros.

Sobre todo porque el período de inicio y fin de construcción -que comenzará a finales de año y principios de 2024 para estar listo, salvo improvistos, en la próxima legislatura- coincide con el del programa de Fondos FEDER que el Gobierno andaluz está ahora definiendo, según las mismas fuentes.

De hecho, en ese programa de fondos europeos, la Junta se refiere al tercer hospital de Málaga como una prioridad dentro de las actuaciones de mejora de las infraestructuras y equipamientos sanitarios hospitalarios.

«Los criterios de priorización en la selección de las infraestructuras sanitarias, entre las que se podría encontrar el Nuevo Hospital de Málaga, están basados en atender las necesidades detectada», se expone en el programa, en el que se indica que entre los criterios para ordenar las necesidades sanitarias de la comunidad autónoma se atenderá, por ejemplo, al déficit de camas, quirófanos y otras áreas de gran importancia o a la obsolescencia y deterioro de la estructura hospitalaria de los equipamientos básicos y de tecnología esencial.

En total, para la mejora de la infraestructura sanitaria andaluza y sus equipos sanitarios se dibuja una subvención de 440.215.000 euros a nivel regional.

Catas del suelo

Por otro lado, la Junta de Andalucía ha iniciado esta semana las catas de suelo en la parcela donde se construirá el tercer hospital de Málaga, un solar ahora empleado como aparcamiento a la espalda del Civil.

Se trata de un estudio geotécnico en el que se definirán las condiciones del terreno y se definirá la cimentación que requerirá la edificación de la futura infraestructura sanitaria, que tendrá una superficie construida de 270.300 metros cuadrados -197.600 dedicados al propio edificio hospitalario y 73.600 al parking y el muelle de carga y descarga-.

Esas catas geotécnicas han arrancado ya mientras, en paralelo, se avanza en la redacción del proyecto de construcción -adjudicado a la UTE Malaka NHM, formada por los estudios de arquitectura Aidhos Arquitec, especializada en arquitectura hospitalaria, y Estudio Lamela, y las ingenierías Sener y ARCS Estudios- que el SAS espera tener para después de Semana Santa.

Según expuso en un comunicado el delegado territorial de Salud y Consumo, Carlos Bautista, «la realización de las catas mientras se va elaborando el proyecto permitirá acortar tiempos y adelantar en lo posible la realización de las obras de un hospital que queremos que esté terminado en los plazos previstos».

En este sentido, Bautista recordó que «cuando esté terminado el proyecto, las obras podrán comenzar a finales de 2023 y abrir sus puertas en 2027, como anunció recientemente el presidente Juanma Moreno».