Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Normativa

La ley de protección animal pone en jaque a las tiendas de mascotas de Málaga

Entre las medidas que se tramitan si se aprueba el anteproyecto está la prohibición de la venta y comercialización de determinados animales como aves, roedores o especies exóticas

Tienda de mascotas. Gregorio Marrero

La ley de protección animal ha generado dudas entre las asociaciones animalistas. Carmen Manzano, presidenta de la Protectora de Animales de Málaga, manifiesta su descontento en contra de esta norma: «No va a salir adelante, ojalá que no salga», asegura.

Sus razones para estar en contra de esta difieren de los intereses de las tiendas de animales. Desde este tipo de organizaciones están en contra de dicha ley debido a que no «protege a todos los animales por igual»: «Es inadmisible que salga. No hay perros de primera y segunda, de caza. No se protege a todos», cuenta Manzano.

La responsable de la protectora de perros malagueña no entienden la exclusión de perros de caza, «precisamente cuando son los más maltratados». Desde la protectora denuncia que se marginan a los animales de caza: «Me obligas a hacer un curso de tenencia de perros, pero no obligas ni a un cazador ni a un ganadero», indica la presidenta.

En cuanto a cómo afectará la norma a las tiendas de animales, Manzano no cree que deban de cerrar ya que «no se dejaría vender animales, solo que se trasladaría esos animales a otro lugar. Se puede vender accesorios o pienso».

Y expone que quieren una ley que regularice la situación animal: «Antes de comprar de forma compulsiva que lo piensen. El anteproyecto no es razonable», dice Carmen Manzano.

Un año de debate

El próximo 18 de febrero se cumple un año desde que el Consejo de Ministros aprobase el anteproyecto de la Ley de Bienestar y Protección Animal. Una significativa normativa que tiene como objetivo cambiar el panorama legal con respecto a las mascotas, poner fin a la crueldad y el maltrato animal en nuestro país, además del «abandono y el sacrificio cero».

Pero, tras un año de negociaciones y modificaciones no hay aún una ley formalizada y la norma aún sigue estando sujeta a debate.

Los periquitos son algunas de las mascotas que no se podrán tener en casa con la nueva ley Pixabay

Tiendas de animales, en peligro

El anteproyecto inicial prohíbe a los establecimientos la venta y comercialización de cualquier ser vivo -excepto peces- ya no son considerados como mascotas.

Un listado de animales que abarca aves, cotorras, agapornis o mirlos. Ni pequeños roedores como cobayas, chinchillas, ratones o conejos. Tampoco tortugas y, por supuesto, ni reptiles exóticos ni arañas.

En cuanto a los perros y gatos, se podrán seguir adquiriendo solo a través de criadores registrados.

Por lo que de aprobarse la Ley de Bienestar Animal, las tiendas de mascotas de Málaga se verían obligadas a cerrar.

Una de las afectadas sería la Tienda de Animales Los Corazones. Esta tienda de mascotas lleva abierta diez años, y de aprobarse la norma se vería en peligro.

En este establecimiento venden tanto accesorios como pájaros, agopornis, ratones y hamsters, especies que están en la lista.

Su responsable, Juan Molina, espera que el anteproyecto no se apruebe. Por lo contrario, de ser así afirma que se vería abocado al cierre: «Tendríamos que cerrar el negocio, tardaría días en hacerlo», explica.

Subsistir sólo vendiendo accesorios no es viable para Molina: «Si dejo de vender animales y vivo solo de vender accesorios, esto no es rentable. Hay muchas tiendas y más competitivas que venden accesorios. Los pequeños negocios como nosotros no podemos subsistir solo de eso».

Desde las asociaciones animalistas rechazan tiendas como la de Molina. En esta línea Carmen Manzano, presidenta de la Protectora de Perros de Málaga afirma que «en estas tiendas no sólo tiene pájaros, sino también roedores»: «La ley no quiere eliminar estas tiendas. Estos no dejarían de vender pájaros, solo que dejarían de hacerlo de manera in situ, es decir, no estarían en la tienda sino que estarían en otro lado y se venderían por encargo».

Algo en lo que no coincide el responsable de la tienda de animales Los Corazones: «Los animales o aves que tenemos enjaulados los cuidamos. Tienen su limpieza y mantenimiento, además de sus cuidados. En verano le ponemos ventilación, aquí no hay ningún maltrato animal», subraya.

Y denuncia que «no es la primera vez que pasa la Policía por mi tienda, porque les llaman. Vienen y ven que todo está correcto. Además, tenemos revisiones anuales tanto de la Policía Local como del Seprona», recalca.

Cerrar sería el golpe final a una situación ya complicada. La inflación y los altos costes de la luz han afectado a los pequeños negocios como los de Juan: «La comida de estos animales ha subido bastante, en torno a un 30%. Además, de la luz, impuestos y pagos y jornadas laborales de 12 horas. Si quieres medio vivir, hay que estar más de ocho horas. No es oro todo lo que reluce», afirma con resignación.

Esta medida ha sido impulsada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, que dirige Ione Belarra. Una ley que incluye entre sus medidas endurecer las sanciones por maltrato animal.

Compartir el artículo

stats