El juzgado de instrucción nº3 de Málaga ha citado a declarar como investigado al gerente de Smassa, Manolo Díaz, por un presunto caso de acoso laboral tras la denuncia de la exjefa de la Oficina Técnica, Trinidad Rodríguez.

El juez ha reclamado también la declaración en calidad de testigos al exsecretario del Consejo de Administración de la sociedad municipal de aparcamientos, Francisco Souvirón, así como el concejal de Movilidad, José del Río, la jefa de la Unidad Jurídica de Smassa, Cristina Ropero, y el subdirector de la empresa, Leonardo Cordero.

En esa citación, se llama también a declarar a la denunciante, Trinidad Rodríguez, arquitecta técnica y actualmente jefa del Departamento de Proyectos -empleada de Smassa desde hace 17 años- que se encuentra de baja por ansiedad, según se recoge en la denuncia presentada ante el juzgado.

En su denuncia, la arquitecta sostiene que ha sufrido "graves actos hostiles y humillantes" principalmente en relación a la construcción del aparcamiento en la calle Pío Baroja que la llevaron a activar el protocolo interno de Smassa contra el acoso laboral. La activación de ese protocolo supuso, según mantiene Trinidad Rodríguez, una "modificación sustancial" de sus condiciones de trabajo que califica como una "represalia" así como una forma de "evitar testigos incómodos".

Rodríguez explica que recibió presiones desde el inicio de la tramitación de la promoción de aparcamientos en Pío Baroja por parte del gerente de Smassa, Manolo Díaz, que le manifestó que las obras debían adjudicarse a la UTE IELCO-CHM por interés del concejal de Movilidad, José del Río, pese a que era la empresa con la "peor propuesta en cuanto a organización de obra de todas las recibidas" y con una oferta económica "demasiado reducida".

"Toda esta situación me generó mucha ansiedad y el médico tuvo que recetarme ansiolíticos, pues de nuevo insistía en la necesidad que la empresa referida debía ganar", se recoge en la denuncia a la que ha tenido acceso este periódico, en la que la denunciante expone una serie de irregularidades durante el proceso de contratación y control de las obras en el aparcamiento de El Palo.

Amenazas

La exjefa denuncia que pese a que la obra sufrió retrasos "por causas imputables a la UTE" debido a su falta de organización y de medios humanos necesarios, se pretendió que aceptara una modificación del contrato sobre el plazo de ejecución. Mantiene, además, que se optó por perdonar la penalización económica que debía hacer frente la UTE debido al incumplimiento de los plazos. Al respecto, mantiene que el gerente "exime de responsabilidad del retraso a la UTE y amenaza a toda la oficina técnica.

"A mí se me trasladó la amenaza personalmente en su despacho, desde ese correo del 5 de agosto de 2021, " los políticos le pedirán responsabilidad al gerente, y antes de caer el gerente, cae la jefa de departamento", se incluye en el escrito.

Rodríguez sostiene que en agosto del año pasado se produce una "modificación sustancial", asegura, "por no firmar informes o no dar visto bueno o no guardar silencio ante sus propuestas", una situación contra la que también ha interpuesto una demanda "Tras esta maniobra, se han reducido mis funciones a la mitad, eliminando todo lo que tenga que ver con obras y control económico de las mismas".

"Amaño de contrato"

Ante este auto judicial, el PSOE sostiene que los hechos denunciados apuntan a un "presunto amaño de un contrato público por más de 12 millones de euros", según critica, por el que el Partido Popular perseguía que la obra finalizara antes de las elecciones municipales "saltándose todos los plazos, mintiendo a la ciudadanía y ocultando información a la oposición".

"Esta situación no se puede mantener ni un minuto más. Le pedimos al alcalde de la ciudad que tome medidas, que aparte al señor Díaz Guirado de estar al frente como gerente de Smassa. Le pedimos a la señora Losada que tome la valentía necesaria porque no puede estar ni un minuto más al frente quien está siendo señalado por la justicia", ha expuesto el portavoz socialista, Daniel Pérez. "Ya está bien de impunidad, de entender que el ayuntamiento se ha convertido en un cortijo en el que hacen lo que le da la gana".