El expresidente de la Fundación Bancaria Unicaja Braulio Medel no será renovado para continuar en dos fundaciones dependientes de esa entidad, de forma que perderá los dos últimos cargos que conservaba en esa estructura y se materializará la ruptura de su vinculación histórica con la institución financiera.

Fuentes financieras han asegurado este martes a EFE que ello supone que "Medel ya será historia" en la Fundación Bancaria Unicaja, entidad que él encabezaba hasta su dimisión el pasado junio envuelto en la polémica sobre la gestión, y será "el punto final" a su relación con la misma.

Braulio Medel no será propuesto para continuar en la Fundación Unicaja ni en la Fundación Unicaja Ronda, que él seguía presidiendo, que manejan tres millones de euros al año y ambas dependientes de la matriz, que es como se considera a la Fundación Bancaria Unicaja.

Aunque Medel dimitió de la Fundación Bancaria Unicaja, se mantenía aún en las otras dos fundaciones; pero en la propuesta de renovación que tratará este jueves su patronato ya no figura él, mientras que sí se incluyen a otros patronos actuales, al tiempo que se plantean nuevas incorporaciones.

Las fuentes hablan de una pérdida de confianza en Braulio Medel en la actual etapa de la Fundación Bancaria Unicaja, que preside José Manuel Domínguez (esta fundación es el mayor accionista de Unicaja Banco, quinta entidad financiera de España).

Esa pérdida de confianza está en el contexto de las críticas surgidas hacia la actitud -durante la etapa de Medel- de los cuatro consejeros dominicales que representan a la Fundación Bancaria Unicaja en el consejo de administración de Unicaja Banco por actuar en detrimento del bloque de la antigua Unicaja en ese órgano y en favor del sector de Liberbank.

La no renovación de Braulio Medel -el gran financiero andaluz creador de Unicaja en 1991 mediante la fusión de cinco cajas de ahorros- viene precedida de una importante decisión de la Fundación Bancaria Unicaja: la no renovación de esos cuatro consejeros dominicales, también por pérdida de confianza.

A estos consejeros se les cuestionó por actuar en perjuicio del bloque de la antigua Unicaja dentro del consejo de administración, al contribuir a invertir la ecuación de canje de la fusión en la que Unicaja Banco absorbió a Liberbank -de origen asturiano- con una mayoría resultante de la parte malagueña de un 60 por ciento frente a un 40.

Tales consejeros fueron señalados por alinearse durante el periodo de Medel en la Fundación Bancaria Unicaja con el bloque del consejo de administración procedente de Liberbank y alterar así el reparto de poder interno pactado en la fusión.