Siguiendo los pasos de su padre, que llegó a jugar con la selección española de fútbol sala, empezó desde una temprana edad a practicar este deporte. Llegó al UMA Antequera la temporada pasada, la 21/22. En poco más de un año en el club ha conseguido una Copa del Rey, un ascenso a primera división, competir en la supercopa de España y estar luchando por entrar en los playoffs de esta temporada. Sin embargo, no ha dejado de lado sus estudios y tras acabar una carrera y un máster está estudiando el grado de Fisioterapia. Quique Hernando es la prueba de que se puede compaginar estudios y deporte profesional.

¿A qué edad empezó en el fútbol sala? ¿Por qué este deporte y no otro?

Llevo desde los 4 años practicando fútbol sala. Empiezo con esa edad porque era lo que ofrecían las extraescolares en esos momentos y me lo pasaba muy bien jugando con mis amigos. Por otro lado, siempre he tenido el ejemplo de mi padre como jugador profesional y del camino a seguir.

¿En qué momento se dio cuenta de que podía ser profesional?

No es un momento concreto, vas trabajando, vas mejorando día a día. Te vas viendo con gente de tu misma edad y te das cuenta de que vas bien, que eres mejor que ellos. Y ves clubes de ámbito nacional que se fijan en ti.

¿Cuál ha sido el momento más duro de su carrera deportiva?

La temporada pasada sufrí una rotura de ligamento cruzado. He estado siete meses fuera de las pistas. Esta ha sido la etapa más complicada de mi carrera.

¿Qué opina su familia sobre que lleve el deporte profesional y la carrera universitaria a la vez? ¿Le apoyan?

Sí, mis padres siempre me han animado a estudiar y nunca fue un condicionante que yo practicara deportes como el fútbol o la natación. Yo tenía que compaginar las dos cosas y a día de hoy igual. Me animan a que continúe estudiando y me siga formando, también me animan a que siga con el fútbol sala que es lo que me da de comer.

Tiene el reconocimiento de deportista de alto nivel. ¿Cómo le beneficia esto en sus estudios?

Nos dan privilegios a la hora de poder hacer exámenes en fechas distintas a las estipuladas. En caso de que no podamos hacerlos por horario. También nos dan facilidades en la asistencia, podemos faltar si nos coincide con entrenamientos. Y podemos asistir al gimnasio de la UMA en el horario que queramos.

¿Cómo es su rutina diaria? ¿Cómo compagina el deporte y los estudios?

Por la mañana me levanto, desayuno, me voy para la universidad, doy las clases habituales y si saco un hueco voy al gimnasio. Por la tarde antes de entrenar estudio o hago alguna tarea y luego dedico toda la tarde al deporte.

¿A qué ha tenido que renunciar para tener que compaginar los estudios con el fútbol sala?

He tenido que dejar mi ciudad, yo soy de Toledo y he venido a Málaga. Dejas atrás a familia y amigos. Cuando era más joven he renunciado a cumpleaños, dejar de salir los viernes o no ir a comidas con los amigos. Ese tipo de cosas son las más habituales.

¿Por qué está estudiando Fisioterapia? ¿Piensa dedicarse a ello cuando termine el deporte profesional?

Ya hice otro grado antes, de Ciencias de la Actividad Física del Deporte. El año pasado terminé el máster de Educación. Siempre me ha gustado el deporte y en su día escogí otra carrera. La lesión me dio el impulso de querer saber más sobre el tema y empezar la carrera. Ahora mismo no tengo decidido lo que haré en el futuro con respecto a mis carreras.

Llegó el año pasado al equipo y desde entonces solo han cosechado muchos éxitos ¿Esperaba que todo fuese tan bien?

No, la verdad es que no. Cuando fiché sabía que era uno de los equipos más fuertes de la segunda división y pudimos conseguir el ascenso. Además, conseguimos ganar la Copa del Rey de forma inexplicable y este año nos hemos clasificado para la Copa de la Liga.

¿Quién es su referente en el fútbol sala?

Mi referente siempre ha sido mi padre. Por todo lo que significa, por supuesto, por la figura de padre, pero también por todo lo que fue en el fútbol sala. Internacional con la selección, campeón de casi todo. Creo que en este sentido no hay que mirar más allá y quedarnos con lo de casa que a veces no se valora tanto.

¿Cómo ve el panorama actual del fútbol sala en España?

Es un deporte que está continuamente creciendo, que tiene sus inconvenientes y sus disputas en cargos que no conviene mencionar. Es un deporte que es muy bonito, que debemos de cuidar los que estamos dentro y los que estamos fuera. Espero que siga creciendo y que consiga ser olímpico para que todo el mundo lo pueda disfrutar.