Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Política

La trilogía reciente que enfrenta al PP y el PSOE en Málaga

El choque en Marbella y la reunión entre Patricia Navarro y Dani Pérez que no se celebró ilustran el deterioro de las relaciones que admiten ambas formaciones en la antesala de las elecciones de mayo

Patricia Navarro (PP) y Dani Pérez (PSOE)

El PSOE y el PP de Málaga se juegan tanto en las cercanas elecciones municipales que esquivan cualquier cauce de comunicación entre ambas fuerzas políticas. El choque en Marbella a cuenta de la alcaldesa y una reunión entre sus líderes provinciales, Patricia Navarro y Dani Pérez, que jamás se celebró, ilustran el deterioro de las relaciones que admiten ambas formaciones en la antesala de los comicios. Los socialistas aseguran que la relación entre ambas fuerzas «está rota» y los populares lo confirman: «Es fría». Las acusaciones del PP sobre ‘enchufismo’ contra la rondeña Isabel Aguilera completan la trilogía reciente que le ha echado más leña al fuego cruzado que ya existía. 

Corrupción en Marbella

La gota que colmó el vaso entre ambos partidos fue que, a pocos meses de las elecciones municipales, saltasen a la palestra con el PSOE participando en las acusaciones los casos de corrupción del entorno de la alcaldesa del Partido Popular en Marbella, Ángeles Muñoz, quien está en el ojo del huracán tras los escándalos por los que están siendo procesado su marido y su hijastro.

A los populares les ha dolido especialmente el rol que ha jugado el exalcalde marbellí y actual Secretario de Organización del PSOE malagueño, José Bernal, quien deslizó la presunta vinculación del Consistorio y confía en que tales denuncias se vuelvan contra Muñoz y le permitan a él regresar al sillón principal de la ciudad en los comicios de mayo. 

Precisamente, la de la plaza marbellí es una de las grandes batallas que libran en las redes sociales los populares y los socialistas sin perder de vista la cercanía de los comicios de mayo.

Por ejemplo, el parlamentario malagueño Josele Aguilar suele insistir en su cuenta de Twitter en que el PP de Marbella terminaría «al más puro estilo Rajoy». «El hijastro de la alcaldesa ya es ese señor del que usted me habla», escribió Aguilar esta misma semana.

La reunión imposible

El choque marbellí tuvo un efecto dominó. Sin ir más lejos, tumbó la celebración de una reunión, para trabajar de forma conjunta en algunos de los principales retos a los que se enfrenta la provincia, que iban a mantener entre los líderes de las formaciones asociadas al bipartidismo: la presidenta provincial del PP y delegada de la Junta de Andalucía, Patricia Navarro, y el secretario general del PSOE y candidato a la alcaldía en Málaga capital, Dani Pérez. La iniciativa respecto a este acercamiento responde a aquella frase popular que se pregunta qué fue antes: si el huevo o la gallina. Los socialistas garantizan que fue Pérez quien le pidió esa reunión a Navarro. Y los populares recuerdan que, antes de su llamada, la nueva presidenta provincial del PP tendió la mano, en el congreso que la elegía, a otros partidos políticos para trabajar juntos en beneficio de los malagueños.

El encuentro había sido fijado el miércoles 26 de octubre, por la tarde, en un emblemático alojamiento de la capital malagueña que goza de una ubicación discreta. Sin embargo, según el relato de los socialistas, el equipo de Patricia Navarro llamó para cancelar la reunión «pocas horas antes» de su celebración esgrimiendo «motivos personales». «Nos dijeron que volverían a llamarnos para darnos otra fecha y, casi cuatro meses después, seguimos sin noticias de ellos», añaden fuentes del PSOE.  

El desencuentro ha sido confirmado por un portavoz de la dirección provincial del PP, quien admite que «de momento, ese asunto no ha sido retomado» por la formación de centro-derecha.

Ataque a Isabel Aguilera

El domingo 15 de enero, cuando los relojes se acercaban a la hora del almuerzo, el PP de Málaga lanzó un comunicado que daba una idea aproximada del agresivo ‘cuerpo a cuerpo’ que está librando con el PSOE. Los populares le exigían a los socialistas que ofrecieran explicaciones sobre un presunto caso de enchufismo que afecta a una de las personas más cercanas a su líder regional, Juan Espadas, en esta provincia: la parlamentaria rondeña Isabel Aguilera. Los populares cuestionaron que Aguilera, actual secretaria de Empleo en la ejecutiva regional de Espadas y portavoz socialista aunque no ‘alcaldable’ en la Ciudad del Tajo, «pasara por la Faffe, que ya sabemos que pasará a la historia por ser la gran agencia de enchufados del PSOE andaluz y de ahí consiguiera una plaza fija en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), precisamente en Ronda». 

Aunque en su momento dejaron caer que la afectada por la denuncia estaba barajando la posibilidad de emprender acciones legales contra el Partido Popular, los socialistas insisten en restarle importancia a este asunto. Prefieren asociarlo a una denuncia «realizada en clave municipal porque están viendo que al PP en Ronda se le está complicando mucho revalidar la alcaldía, ya que Maripaz Fernández tiene la ciudad abandonada y la gente le ha brindado una gran acogida a la candidatura de Paco Cañestro». 

Compartir el artículo

stats