Rascacielos

La Torre del Puerto incumpliría la Ley de Patrimonio Histórico Español y la declaración de BIC de La Farola

La plataforma ciudadana Defendamos Nuestro Horizonte argumenta que levantar el rascacielos de 150 metros alteraría el carácter de La Farola, que dejaría de funcionar, además de perturbar su contemplación, en contra de lo que estipulan ambas normas

El BIC de La Farola, una oportunidad para Málaga

Los múltiples valores de La Farola la han convertido en BIC

La Opinión

La plataforma ciudadana Defendamos Nuestro Horizonte alerta en un comunicado de que la aprobación del hotel rascacielos en el Puerto de Málaga supondría "el incumplimiento de la Ley de Patrimonio Histórico Español y del Real Decreto de declaración como BIC de la Farola".

En el texto, difundido este martes, se señala que, al incluirse en la próxima reunión de la Comisión del Pleno de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga la "propuesta de aprobación definitiva de la Modificación de Elementos del Plan Especial de Puerto de Málaga, que supone permitir la construcción de un rascacielos de 150 metros" -la altura máxima autorizada hasta la fecha- la plataforma advierte del "flagrante incumplimiento" tanto de la mencionada ley como del real decreto.

La Farola del Puerto, nuevo BIC

La Farola. / Álex Zea

En este sentido, recuerda que el Real Decreto 720/2023, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, el faro marítimo del puerto de la ciudad de Málaga, conocido como 'La Farola', insiste, en su artículo 3, en la necesidad de que todas las posibles edificaciones e instalaciones, entre ellas las hoteleras, tanto en el BIC como en su entorno y en el resto de zona de servicios portuaria, cumplan con lo establecido en la Ley de Patrimonio Histórico.

Proyecto de la Torre del Puerto, uno de los que tiene pendientes De la Torre en este mandato. | L.O.

Imagen promocional de la Torre del Puerto. / La Opinión

A este respecto, el tercer párrafo del artículo 3 indica que “En el Bien de Interés Cultural y en su entorno de protección, así como en el resto de la zona de servicio portuaria, no se impedirá, en ningún caso que, por los organismos portuarios competentes, puedan autorizarse las actividades y usos que admite el texto refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, incluido el hotelero. Del mismo modo, podrán autorizarse las edificaciones e instalaciones anejas que los alberguen siempre que cumplan con lo establecido en la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español”.

Prohibición clara

Esta ley de ámbito nacional, recuerda el comunicado, indica en su artículo 19.3 "de forma clara e inequívoca, en relación a los monumentos" lo siguiente: "Se prohíbe también toda construcción que altere el carácter de los inmuebles a que hace referencia este artículo o perturbe su contemplación”.

A la vista de esta normativa, Defendamos Nuestro Horizonte señala que es "evidente" la "perturbación de la contemplación del monumento que se produciría si se aprobara la citada Modificación de Elementos, en relación a la alteración del carácter del inmueble" y además recuerda que "el carácter de faro marítimo" de La Farola, aparece "nítidamente reflejado" en el real decreto y "se sustenta, de forma palmaria e indiscutible, en la condición de faro activo del Monumento". Por este motivo resalta que "el abandono de su función no sólo no aparece recogido en el Real Decreto, sino que, al contrario, su funcionalidad se consagra en dicho texto legal al hacer referencia, de forma nítida, al 'uso y/o funcionamiento al que está destinado el bien', así como al 'mantenimiento, actualización o instalación de aquellos elementos necesarios para el funcionamiento del bien como señal marítima'".

Entiende por ello la plataforma que la declaración de BIC del Faro Marítimo del Puerto de Málaga es "de naturaleza integral", por lo que afecta "tanto a la forma como a la función de La Farola".

"Alteración, drástica y absoluta, del cáracter del Monumento"

En consecuencia, concluye el manifiesto, la Modificación de Elementos propuesta en la próxima comisión municipal implica "la alteración, drástica y absoluta, del carácter del Monumento, toda vez que, al permitir el proyecto de construcción de un edificio de 150 metros entre el faro marítimo del Puerto de Málaga y el mar, se impediría que el Monumento, La Farola, siguiera ejerciendo su función como faro y conduciría, automática e irremisiblemente, a la eliminación de dicha funcionalidad, fundamento absoluto de su carácter, por lo que incumpliría la Ley de Patrimonio Histórico y el Real Decreto de Declaración como BIC del Faro Marítimo del Puerto de Málaga.