Educación

Abogan por mejorar las condiciones de financiación del primer ciclo de Infantil

Propuestas del presidente de CECE en Málaga, Gustavo Montes, ante la situación que viven estas escuelas

Ante los paros en el primer ciclo de educación Infantil y la propuesta de establecer un complemento retributivo autonómico para el personal de administración y servicios, el presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) en Málaga, Gustavo Montes, ha abogado por soluciones como mejorar las condiciones de financiamiento, la inclusión de un presupuesto autonómico complementario y la apuesta por la gratuidad en el primer ciclo de Educación Infantil, según informó en un comunicado.

Estas soluciones, a su juicio, «reflejan una visión estratégica para garantizar la sostenibilidad y equidad en el sistema educativo, al mismo tiempo que fomenta medidas que impulsan acciones que contribuyen al crecimiento demográfico regional».

Respecto a la cuestión salarial, Montes hace hincapié en la crítica situación a la que se enfrentan los centros de educación Infantil. Así, argumenta que «el incremento de la inflación ha generado un aumento considerable en los costos de suministros y financiamiento. Esto, sumado a la disminución en la tasa de natalidad, genera una presión financiera insostenible para estos centros».

Viabilidad

Montes, quien siempre ha manifestado su respaldo a incrementos salariales, destaca en el comunicado la importancia de abordar esta cuestión con las condiciones económicas adecuadas. En este contexto, subraya que es necesario mejorar la financiación de los centros antes de contemplar cualquier aumento salarial para el personal, con el fin de asegurar la viabilidad a largo plazo de estos centros educativos. 

Del mismo modo, Montes recuerda que los incrementos en los costos afectan a toda la estructura educativa, y propone «la inclusión de un presupuesto destinado a un módulo autonómico complementario para el funcionamiento de los centros».  

Montes resalta también la necesidad de abordar la cuestión salarial y financiera no solo como un desafío inmediato, sino como parte de una estrategia más amplia. En este sentido, propone la implementación de medidas destinadas a asegurar la gratuidad en el primer ciclo de Educación Infantil, ampliando las ayudas a las familias o con la financiación de los centros por aulas y no por alumno, considerando que esta medida no solo aliviaría la carga financiera para las familias, sino que también contribuiría a fomentar la natalidad, fortaleciendo así la estructura social y demográfica.