Política

Unanimidad, reproches y estrenos en el pleno navideño de la Diputación

Los choques dialécticos convivieron con las felicitaciones a dos nuevos diputados: María del Carmen Márquez (PP) y Francisco Garrido (Vox) 

Francisco Salado felicita en su toma de posesión a María del Carmen Márquez.

Francisco Salado felicita en su toma de posesión a María del Carmen Márquez. / L. O.

Cristóbal G. Montilla

Cristóbal G. Montilla

De forma paralela a la celebración del tradicional sorteo navideño de la Lotería Nacional, la Diputación de Málaga desplegó varias horas de Pleno en las que saltó a la vista esa sarta de contrastes que atraviesa la vida misma. Se transitó desde algunos momentos de unanimidad a muchos más plagados de reproches. Eso sí, esta vez los choques dialécticos entre el Gobierno provincial del PP y los representantes de la oposición convivieron con las felicitaciones a los dos nuevos diputados de la Corporación provincial.  

En el PP, se asistió al regreso como diputada provincial de la que fue su candidata a la alcaldía de Ojén. María del Carmen Márquez ya fue diputada provincial el último año de la anterior legislatura, cuando se marchó la a la postre regresada Kika Caracuel. Márquez empezó como cargo de confianza este ejercicio y ya tiene nuevamente un escaño, al que sólo ha faltado estos últimos cinco meses. Ocupa el lugar que dejó Ana Carmen Mata tras convertise, a través de una moción de censura apoyada por Vox, en la nueva alcaldesa de Mijas.

Francisco Salado saluda en su toma de posesión como diputado a Francisco Garrido.

Francisco Salado saluda en su toma de posesión como diputado a Francisco Garrido. / L. O.

El otro cambio se materializó en las filas de Vox. El que fuera su candidato a la alcaldía en las elecciones de Torremolinos, Francisco Garrido, ocupó la plaza de la concejala en la capital malagueña Yolanda Gómez, quien ha ostentado la duplicidad de cargos de forma efímera.

Peajes en las autopistas

Por otro lado, entre las mociones de censura que salieron adelante por unanimidad se encontraba la del PP encaminada a instar al Gobierno central a que aplique bonificaciones como las acordadas en Galicia «en los tramos de peaje de las autopistas de su competencia en la provincia, los de la AP-7 y la AP-46, que figuran entre los más caros del país».

La situación de los trenes en la provincia, está tan de actualidad que le sirvió en bandeja a la bancada socialista uno de sus reproches.La alcaldesa de Almogía, Toñi García, se dirigió al presidente provincial, Francisco Salado, en los siguientes términos: «El señor Salado ha enviado una carta al ministro de Transportes para reclamar más inversiones ferroviarias. Ante el recorte en las inversiones en las carreteras que dependen de la Diputación, ¿qué hacemos los alcaldes? ¿Le escribimos una carta a usted?».

Igualmente, los socialistas airearon que el PP en la Diputación se desmarcaba del PP en el Ayuntamiento de Málaga, un día después, «y votaba a favor de pedir las competencias del Cercanías para la Junta de Andalucía y de la prolongación del metro hacia El Palo y el Rincón de la Victoria».