Educación

Los alumnos del colegio Domingo Lozano de Málaga no acuden a los nuevos centros asignados: "No es que no quieran ir, es que no pueden"

Los 265 escolares se han reubicado entre el CEIP Luis Braille y el CEIP Ciudad de Popayán, después de que los informes urbanísticos detectasen deficiencias en la cimentación en diciembre pasado y cerrase el centro

Desde la Delegación de Educación aseguran un reinicio del curso "con total normalidad" y adelantan que se está estudiando "la reunificación de hermanos en un mismo colegio solicitada por algunas familias"

"No a la división", se lee en las pancartas de los alumnos del CEIP Domingo Lozano,.

"No a la división", se lee en las pancartas de los alumnos del CEIP Domingo Lozano,. / La Opinión

Chaima Laghrissi

Chaima Laghrissi

Más de la mitad de los 265 alumnos y alumnas del colegio Domingo Lozano de Málaga no han acudido este lunes a los dos centros que se les ha designado, tras el cierre de su centro escolar. 

El pasado 20 de diciembre, tres días antes de que finalizase el calendario lectivo del primer trimestre, la Delegación Territorial de Desarrollo Educativo informó de las  "deficiencias estructurales", registradas en este centro educativo y por ende la necesidad de cesar la actividad académica en estas instalaciones como medida preventiva para garantizar la seguridad del alumnado y de toda la comunidad educativa. 

Tras el cierre del colegio, la Delegación de Educación de la capital informó a los padres de que la reubicación de los alumnos sería en "centros próximos a este", siendo los colegios designados el CEIP Luis Braille y el CEIP Ciudad de Popayán.

Un anunció que "pilló por sorpresa" a los padres de los 265 alumnos del centro y 26 profesores: "No teníamos conocimiento de la situación, sino la lucha hubiese comenzado antes y no hubiésemos permitido que nuestros niños estuvieran en riesgo", explica Dulce Ramos, una de las madres afectadas por esta reubicación. 

Una reubicación que ha llevado a que padres, madres y abuelos decidan concentrarse frente a este centro escolar, para expresar su descontento tras la reasignación.

Las principales denuncias son la distancia entre ambos colegios y una reubicación "divisoria": "Los niños no están en el colegio porque no pueden, no porque no quieran. Nuestros niños no han ido al colegio porque no tienen cómo ir, pedimos un autobús escolar para llevarlos. Además, se ha concedido aula matinal y comedor solo a los que tienen dos niños. Hay padres que no pueden abordar el coste de estos servicios", recrimina Ramos. 

La distancia que obliga a abuelas como Mari Carmen Pérez a no poder llevar a sus nietos. Menores que han sido reubicados en centros distintos: "Mi nieto está en el Popayán, pero mi nieto en el Braille. No puedo llevarlos al colegio, tardo 25 minutos en llevar a cada uno. No lo veo justo, la administración debe pensar en las abuelas, que como yo no puede hacer esas distancias y que somos la ayuda principal de los padres. Cuando le comentamos esta situación al alcalde, nos respondió que era bueno andar. Por favor, que este colegio no caiga en el olvido", exige.

"No teníamos conocimiento de la situación, no hubiésemos permitido que nuestros niños estuvieran en riesgo"

Casos como los de Pérez se repite, con otra abuela malagueña que se emociona al contar su caso: "No hay derecho a esto".

Silvia Tejada, en representación de los padres, pide "no dejar en el olvido a ningún padre ni a ningún niño". Y subraya las palabras de las otras madres: "Este colegio lleva mucho tiempo sin mejoras. En invierno hacía mucho frío y en verano mucho calor. Tampoco teníamos fuentes de agua, y no por la sequía, sino desde hace años. No queremos que el colegio desaparezca, es uno de los pocos que queda en este barrio", cuenta.

"Padres, madres y abuelos necesitamos que este colegio se rehabilite o por lo menos que nos busquen un sitio en el que estemos todos. El barrio de Carranque se queda sin colegios. Pedimos que se reubiquen a los niños en el mismo colegio", instan. 

Concentración frente el colegio.

Concentración frente el colegio. / La Opinión

La respuesta de la Junta 

Por su parte, la Delegación territorial de Desarrollo Educativo y Formación Profesional ha informado del reinicio del curso "con total normalidad" de los 265 alumnos matriculados en el CEIP Domingo Lozano en los dos centros cercanos.

La distribución de los estudiantes en otros dos centros se debe a que resulta materialmente imposible la ubicación inmediata en un único edificio y, tras contemplar distintas opciones, los colegios designados fueron el CEIP Luis Braille y el CEIP Ciudad de Popayán.  En total son 13 unidades, de las que seis se ubican ahora en Ciudad de Popayán (desde los 3 años a segundo de Primaria) y siete van al Luis Braille (de 3º a 6º de Primaria). 

Educación indica que "se ha acondicionado todas las aulas, trasladado el mobiliario, para que los nuevos espacios estuvieran en perfecto estado".  Además de incrementar "el personal de apoyo (personal docente y especialistas para la atención del alumnado con necesidades especiales de apoyo educativo); y de servicios complementarios (aula matinal, comedor escolar y actividades extra escolares) con un profesor más de inglés y apoyo para el Ciudad de Popayán y un monitor más en cada colegio de aula matinal, así como los necesarios para el comedor".

Carteles en el CEIP Domingo Lozano.

Carteles en el CEIP Domingo Lozano. / La Opinión

En el caso de hermanos que estén en dos centros distintos, se garantiza a las familias una plaza en aula matinal en uno de ellos para facilitar la logística. Y afirman que "la reunificación de hermanos en un mismo colegio solicitada, se está abordando de acuerdo con la disponibilidad de los centros de destino designados". 

Además, la Delegación asegura que "la dirección del CEIP Domingo Lozano, el personal docente, padres y madres y el resto de la comunidad educativa tuvieron conocimiento antes de finalizar el curso el año pasado del resultado de los informes geotécnico y patológico elaborados por el área de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga, que recomendaban la clausura del edificio, después de más de un año de estudios y seguimiento de la situación del inmueble".

Una situación "intolerable"

A esta concentración han acudido los grupos socialistas del Parlamento, Diputación y Ayuntamiento, José Luis Ruiz Espejo, Patricia Alba y Rubén Viruel, respectivamente, junto al responsable del distrito en el PSOE, Pablo Orellana y Dani Pérez, portavoz socialista.

El partido socialista de Málaga considera "intolerable" la división de hermanos ante el cierre del CEIP Domingo Lozano y afirman que "elevarán a Ayuntamiento, Diputación y Junta mociones para que la clausura de este centro educativo de Cruz de Humilladero sea "lo menos lesiva para la conciliación de las familias".

A la vez que critican que el alcalde de la ciudad afirme que "si las obras de rehabilitación superan los dos millones de euros, lo que el alcalde ha gastado solo en informes técnicos para el plan Litoral, el Ayuntamiento no pondrá dinero", denuncia Dani Pérez

"El barrio de Carranque se queda sin colegios. Pedimos que se reubiquen a los niños en el mismo colegio"

El portavoz socialista, Dani Pérez, ha exigido a Ayuntamiento de Málaga y Junta de Andalucía "medidas alternativas a la separación de hermanos entre distintos centros educativos" a los afectados por el cierre del CEIP Domingo Lozano, en el distrito de Cruz de Humilladero".