Suministro

La Junta autoriza una gasolinera proyectada desde hace una década en el Camino de San Antón

La Consejería de Sostenibilidad otorga la evaluación ambiental para una superficie comercial con supermercado, pequeños negocios y dos surtidores con ocho mangueras cada uno

Imagen de la parcela en el Camino de San Antón.

Imagen de la parcela en el Camino de San Antón. / Google Maps.

Ana I. Montañez

Ana I. Montañez

La Junta de Andalucía ha concedido la autorización ambiental para la instalación de una gasolinera proyectada desde hace una década en el Camino de San Antón nº35, junto al vial de acceso a la autovía A-7 sentido Almería.

La Consejería de Sostenibilidad ha aprobado la evaluación ambiental estratégica para este proyecto, impulsado por Inversiones Tucson SL, que prevé la construcción de un complejo que incluye un edificio comercial, una instalación de suministro de combustibles y un pequeño supermercado, según se recoge de la propia evaluación consultada por este periódico.

"En la parte superior del edificio podría emplazarse una farmacia, peluquerías, despachos u otros negocios en función de la demanda", indica el documento, que fija en 7,4 metros la altura máxima de la edificación, que tendrá dos plantas. "Se prevé la colocación de dos aparatos surtidores, ambos electrónicos y homologados, con ocho mangueras cada uno de ellos".

La parcela en cuestión tiene una superficie de 1.359 metros cuadrados, de la que habrá que reservar, como mínimo, un 25% de superficie para áreas libres. En el acuerdo de la Junta de Gobierno Local del 14 de agosto de ese año se determina que se destinarán 414 metros cuadrados a uso comercial y 945 metros cuadrados a la estación de servicio.

Plano de la gasolinera en el Camino de San Antón.

Plano de la gasolinera en el Camino de San Antón. / L.O.

Esta autorización de la Junta se suma al pronunciamiento de la Dirección General de Carreteras en 2019 en el que certifica que la parcela sobre la que se va a edificar no está afectada por la línea límite de edificación que establece Fomento por la cercanía de los terrenos a la autovía.

Polémica

En 2015, los vecinos de El Palo presentaron alegaciones contra la instalación de suministro argumentando que generará problemas de seguridad y movilidad en el barrio.

Como publicó entonces este periódico, la Asociación de Vecinos de El Palo presentó un escrito en el Ayuntamiento de Málaga en el que denunciaban que la nueva estación de servicio afectará «al tráfico en la zona, accesos y salida de la mayor parte de la población del distrito Este en su conexión con las rondas y vías de alta capacidad de Málaga".

Además, la asociación vecinal trasladó su precoupación "por el desplazamiento de los camiones surtidores de gasolina por el barrio, ya que la distribución actual; la estrechez de las calles hacen imposible el movimiento de los mismos en la zona inmediata a la gasolinera, por lo que deberían desplazarse hasta la rotonda Francisco Aro".