Vecinos

Carlinda, a la espera de la operación de la fábrica Salyt

En Carlinda una parte importante de las mejoras futuras parecen depender de la operación urbanística en la antigua fábrica de Salyt. Los vecinos piden mejoras ya y conocer más detalles del plan.

La calle sin nombre junto a Nuestra Señora de Tíscar, en el barrio de Carlinda.

La calle sin nombre junto a Nuestra Señora de Tíscar, en el barrio de Carlinda. / Andreea Iamandi

Alfonso Vázquez

Alfonso Vázquez

Joaquín González, antiguo presidente de la Asociación de Vecinos de Carlinda, señala la calzada llena de grietas de la calle Padre Martín, que comunica el barrio con la Granja de Suárez. «Llevamos dos años pidiendo que continúe el asfaltado pero se pararon en la Granja de Suárez y no han continuado, con el tráfico tan grande que pasa por aquí», lamenta. 

Estado de la calzada en la calle Padre Martín.

Estado de la calzada en la calle Padre Martín. / Andreea Iamandi

En Carlinda, muchas de las mejoras prometidas, también este asfaltado pendiente, parecen fiarse a la operación urbanística de la antigua fábrica de ladrillos Salyt, donde está previsto un centro comercial y varios equipamientos. «Nos dicen que esto se hará cuando hagan la obra de Salyt y por eso no le meten mano», apunta Antonio Recio, vecino y yerno de Joaquín. 

Terrenos de la fábrica Salyt, ya en obras.

Terrenos de la fábrica Salyt, ya en obras. / Andreea Iamandi

Lo mismo ocurre con un vial previsto y una rotonda que enlazará con el nuevo espacio comercial. «Pero hace 10 o 15 años ya decían que lo iban a hacer», señala Antonio Recio.

Aunque los vecinos dan la bienvenida al proyecto de Salyt, que creen que será muy bueno para el barrio, también les gustaría que las mejoras se notaran ya y no se supeditaran a la transformación de los terrenos de la antigua fábrica.

«Los jardines están dejados de la mano de Dios y el barrendero viene tres horas, el tiempo que le da», cuenta Antonio Recio de la limpieza y el mantenimiento de las zonas verdes. También preocupa el estado de unos grandes ficus en la mencionada calle Padre Martín. En especial el más pegado a la carretera que, calcula, «lleva cinco años sin podarse». 

Antonio Recio y Joaquín González, junto a uno de los ficus para los que reclaman la poda y que ha ocultado una farola junto a un paso de cebra.

Antonio Recio y Joaquín González, junto a uno de los ficus para los que reclaman la poda y que ha ocultado una farola junto a un paso de cebra. / Andreea Iamandi

Para Joaquín González, esta situación supone «que los autobuses de la EMT chocan contra las ramas y el riesgo de que se pueden partir» y también que por el tupido follaje, una farola ha quedado oculta y apenas alumbra de noche, pese a estar junto a un paso de cebra. «Los que viven aquí saben lo que hay pero si viene un taxi se puede llevar un susto», avisa.

Los vecinos se asoman al cauce del arroyo del Cuarto, que pasa por el barrio. Algunos incívicos aprovechan para tirar por el puente muebles y basura, que cae loma abajo hasta un gran colector enrejado que, en ocasiones, termina atorado por sofás y sillas, comenta Joaquín. Por su parte Antonio Recio se muestra muy crítico con la recogida de basura del arroyo: «Esto lleva así desde el verano pasado que vinieron y limpiaron todo; solo una vez al año», critica.

Basura lanzada desde el puente hacia el arroyo del Cuarto, en Carlinda.

Basura lanzada desde el puente hacia el arroyo del Cuarto, en Carlinda. / Andreea Iamandi

Los vecinos también están a la espera de que se solucione el estado de una calle sin nombre que comunica con la calle Nuestra Señora de Tíscar, limpiada por eso mismo de forma muy esporádica por el Ayuntamiento y en un estado lamentable.

Los dos vecinos, en la zona aproximada de Carlinda donde irá la rotonda y la conexión con Salyt.

Los dos vecinos, en la zona aproximada de Carlinda donde irá la rotonda y la conexión con Salyt. / Andreea Iamandi

«Está dejada de la mano de Dios. Por aquí vendrá una carretera hasta una rotonda, con una bifurcación para el centro comercial», cuenta Antonio, que considera que levantar esta carretera en esta pendiente será «una obra faraónica».

Y en el Camino de San Alberto, recuerda Joaquín González, aún sestea una parcela donde se iba a levantar una iglesia, pero sólo se colocó la primera piedra, con la asistencia del alcalde y el obispo Antonio Dorado Soto. «Los vecinos llevamos 24 años esperando la segunda piedra», ironiza.

Respuesta del Ayuntamiento

Fuentes del Ayuntamiento de Málaga informaron a los vecinos de que el vial pendiente junto a Carlinda «está incluido en el proyecto» de Salyt «que se está tramitando». «Se hará cuando finalice el trámite y los promotores hagan la obra», señalaron, al tiempo que precisaron que no podían dar plazos.

También informaron de que está prevista la poda en las próximas semanas en el entorno de Nuestra Señora de Tíscar. Además, se ha solicitado un informe a Urbanismo y el distrito ha encargado otro geotécnico en trámite. Por otro lado una vez se soterren los cables aéreos en la Granja de Suárez vendrá el asfaltado esperado.

Suscríbete para seguir leyendo