Medio Ambiente

Las restricciones garantizan las reservas de agua hasta octubre

Los embalses de la provincia cierran mayo con 34 hectómetros menos que hace un año, pero la Junta subraya el uso de los terciarios y las obras en marcha para tranquilizar al sector turístico

Una imagen del pantano de la Viñuela, que abastece a la Axarquía.

Una imagen del pantano de la Viñuela, que abastece a la Axarquía. / F.E.

Fran Extremera

Fran Extremera

Málaga afrontará el mes de junio y el inicio del verano con 34 hectómetros cúbicos menos de agua embalsada que el pasado año. Pero las diversas restricciones impuestas por la Junta de Andalucía, el uso de los terciarios en agricultura y las obras que tiene en marcha la administración autonómica garantizan el suministro de agua potable al menos hasta finales del mes de octubre.

Los siete embalses de la provincia se encuentran de media a algo más del 27% de su capacidad, con una pérdida casi constante de alrededor de 1,6 hectómetros cúbicos semanales. En este momento acumulan casi 167 de los 611 hectómetros que conjuntamente son capaces de albergar.

Según fuentes de la Junta, el verano de 2024 pasará a la historia como el que menos cantidad de agua potable se requiera para atender un nuevo récord de visitantes, gracias a las medidas que se mantienen desde principios de año y a ese uso generalizado de los terciarios, que de manera urgente ha implantado en comarcas como la Axarquía que son líderes en Europa dentro del segmento de las frutas subtropicales.

No cabe temor dentro del segmento turístico, en cuanto a que el verano pueda deparar nuevas medidas en el ahorro de agua. Con las piscinas abiertas, todo usuario que acceda a «hoteles o apartamentos turísticos» podrá disfrutar como anteriores veranos de la Costa del Sol, tal y como también confirman los responsables turísticos de la Diputación.

Así relatan que con las lluvias del pasado mes de marzo pantanos como el de la Concepción, que abastece a todo el litoral occidental (el que mayor cuota de población y de visitantes atesora), han recuperado los niveles de hace un año. Actualmente se halla al 74% de su capacidad, con 42,7 hectómetros cúbicos que superan en 1,2 hectómetros a lo que acumulaba hace justo 12 meses.

Pero también arroja una cara bien distinta la presa de la Viñuela, la de mayor capacidad de la provincia. Está al 19% de su aforo, con lo que ya abandonó en Semana Santa su condición de «embalse muerto», con 31,1 hectómetros cúbicos. Son casi el doble de los 15,8 hectómetros con los que cerró mayo en 2023. De esta forma, la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía también incide en esas garantías que existen para superar el verano sin la preocupación que pesaba hace menos de tres meses sobre esta parte de la provincia. Los restantes embalses malagueños arrojan en la actualidad los siguientes porcentajes: Guadalhorce (18%), Limonero (19%), Guadalteba (23%), Casasola (28,2%) y Conde de Guadalhorce (35%).

Debate sobre las medidas

Por otro lado, el pleno del Parlamento andaluz aprobó ayer, con los únicos votos a favor del PP-A y el voto en contra del resto de diputados, el dictamen del Grupo de trabajo relativo a medidas urgentes para combatir la sequía que se constituyó en la cámara autonómica al inicio de la presente legislatura. Al igual que ocurriera hace unas semanas en la comisión de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, el dictamen -que contaba con votos particulares registrados por los grupos del PSOE-A y Vox- sólo recibió el respaldo de los diputados del PP-A y el rechazo de la oposición.

Antes de la votación del dictamen se celebró un debate en el pleno en el que los portavoces de los grupos del PP-A, Alberto Sanromán; PSOE-A, Rafael Márquez; Vox, Purificación Fernández, y Por Andalucía, Juan Antonio Delgado, reafirmaron los posicionamientos que ya expresaron en comisión cuando se debatió el referido informe este mismo mes.

Así, el representante del PP-A incidió en su defensa de este trabajo, mientras que los portavoces de los grupos de la oposición criticaron el documento finalmente aprobado, según una información recogida por Europa Press.

Fue el 19 de diciembre de 2023 cuando el grupo de trabajo en sí aprobó, también con los únicos votos del PP-A, su informe relativo a medidas urgentes para combatir la sequía, que considera fundamental mejorar las redes de distribución del agua para evitar pérdidas, sobre todo, en la industria y los hogares. El informe recalca que la amenaza de la escasez de recursos hídricos está provocando la necesidad de medidas de ahorro en el uso del agua en la agricultura y en el abastecimiento de muchos núcleos de población de Andalucía.

Se apunta la necesidad de «acometer por parte de las administraciones públicas, en el ámbito de sus competencias, la renovación de infraestructuras del agua, como la construcción de otras nuevas, y aumentar su resiliencia».

Según el informe en el que se basa el dictamen aprobado por el pleno este martes, las administraciones públicas, en el marco de sus competencias, tienen que seguir adoptando y ejecutando actuaciones y medidas para paliar la sequía, y la ciudadanía y los sectores productivos tienen que actuar en consecuencia, con conciencia de la grave situación existente y de la necesidad de las medidas de ahorro. Asimismo, se considera imprescindible que se ejecuten las infraestructuras hidráulicas de interés general del Estado «pendientes en Andalucía desde hace muchos años», y que la UE reconozca la «singularidad» andaluza debido a su déficit hídrico y trace una estrategia a corto y medio plazo que facilite la cohesión y la convergencia, con mecanismos que permitan a la comunidad dotarse de los recursos necesarios para adaptarse a esta situación climática.

Finalmente, se aboga por un «gran acuerdo nacional del agua en el que se incluya, entre otros, un plan de acción presupuestariamente cuantificado y a medio y largo plazo».