Carretera de Cádiz

La lucha de Paco y su perro guía por la seguridad vial

Paco Sánchez, invidente y vecino de Vistafranca, lleva desde julio del año pasado solicitando dos pasos de cebra elevados y un semáforo con sonido para deficientes visuales en el entorno de la calle Alcalde Joaquín Alonso, donde muchos vehículos no respetan los límites de velocidad.

Paco Sánchez, arriba, con Scooby en los pasos de cebra de las calles Conejito de Málaga y Alcalde Joaquín Alonso

Paco Sánchez, arriba, con Scooby en los pasos de cebra de las calles Conejito de Málaga y Alcalde Joaquín Alonso / ANDREEA IAMANDI

Alfonso Vázquez

Alfonso Vázquez

El año pasado, Paco Sánchez logró por fin recoger en Madrid a ‘Scooby’, un perro guía labrador que le asignó la ONCE después de una espera de cinco años.

Scooby’ ha resultado providencial para este malagueño de 65 años, vecino de Vistafranca, vendedor jubilado de la ONCE e invidente total desde hace una década.

Como explica, cuando se atreve a cruzar el peligroso paso de cebra que atraviesa la calle Alcalde Joaquín Alonso, a pocos metros de un gran Mercadona, en ocasiones «el perro se pone delante, para protegerme».

1 | G.M.

Paco Sánchez, con Scooby en los pasos de cebra de las calles Conejito de Málaga y Alcalde Joaquín Alonso, para los que pide un paso elevado / Andreea Iamandi

El motivo: «Los coches pasan a 70 por hora cuando el límite está en 30», lamenta. La situación empeora cuando hay coches aparcados junto al paso de cebra, porque como explica Yanira, nuera de Paco, «le quitan visibilidad al perro».

Eso sí, pese a todo, con su labrador se siente más seguro porque como recuerda, «cuando iba con bastón me han llegado a pisar con la rueda de un coche y el bastón me lo han roto».

3 | ANDREEA IAMANDI

Paco Sánchez, con su hijo y su nuera en el semáforo junto a la avenida de Europa, para el que reclama que tenga sonido / ANDREEA IAMANDI

Sin embargo, la inseguridad vial persiste, por eso ahora, además de él, también está en riesgo el perro guía que lo protege, de ahí que, en muchas ocasiones, aguarde un largo tiempo antes de atreverse a cruzar. Por este motivo, en julio del año pasado solicitó en el Área de Movilidad que tanto este paso de cebra como el que cruza a pocos metros la calle Conejito de Málaga, donde vive, se conviertan en pasos elevados.

«Yo creo que son medidas que no sólo son para él, también para todos los mayores del barrio», subraya Francis, el hijo de Paco.

El ciego malagueño también pidió entonces, como tercera medida en este entorno, que el semáforo de la calle Alcalde Joaquín Alonso con la avenida de Europa cuente con sonido que avise a los deficientes visuales. En el caso de Paco, explica que tiene un dispositivo para activarlo.

4

Croquis de los tres puntos. / L.O.

«En julio de 2023 en Movilidad me dijeron que me contestarían en tres meses pero pasó el tiempo y como no me contestaron, me presenté en febrero de este año y me dijeron que en un mes iban a poner el paso de cebra elevado en la calle Alcalde Joaquín Alonso (el más próximo al Mercadona). Casi cuatro meses más tarde, Paco Sánchez sigue sin noticias del Ayuntamiento.

Fuentes municipales confirmaron ayer que, de las tres medidas que propuso, este último paso de cebra elevado «está autorizado por el Área de Movilidad», aunque no dieron plazos para la obra.

Suscríbete para seguir leyendo