Sequía

Las piscinas de la provincia de Málaga se podrán rellenar a partir de este 1 de junio

Los ayuntamientos malagueños han emitido bandos en los que trasponen la flexibilización de las medidas de ahorro de agua que autorizó la Junta de Andalucía

Mujer flotando relajadamente en una piscina exterior.

Mujer flotando relajadamente en una piscina exterior. / L. O.

Ana I. Montañez

Ana I. Montañez

Las piscinas de la provincia de Málaga se podrán rellenar a partir de este sábado, una importante flexibilización en las medidas de ahorro de agua ante la situación de sequía que se mantendrá vigente hasta el 30 de septiembre, salvando así la temporada de verano.

Esta medida ya recibió el visto bueno de la Junta de Andalucía a mediados de mayo, cuando la Comisión de Gestión de la Sequía de la demarcación hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas informó de que había «valorado positivamente las peticiones de autorización de piscinas privadas para Málaga capital, la Axarquía, la Costa del Sol Occidental y el Campo de Gibraltar».

Una medida, por cierto, que habían reclamado los operadores de agua Emasa, Axaragua, Acosol y Arcgisa a la administración andaluza.

De manera que este viernes, un día antes de que entrase en vigor esta autorización, los ayuntamientos malagueños empezaron a emitir bandos municipales en los que trasponen esa excepción temporal de las medidas restrictivas en el consumo de agua, entre ellos, la capital o Torremolinos.

En el caso de Málaga capital, el alcalde, Francisco de la Torre, dictó un bando que viene a complementar al que ya estaba vigente desde el 16 de noviembre del año pasado.

Este documento permite a partir de hoy el rellenado -no el llenado desde cero- de piscinas públicas y privadas que dispongan de un sistema de recirculación del agua, en las cantidades indispensables para reponer las pérdidas de evaporación, limpieza de filtros y para garantizar la calidad sanitaria del agua, incluyendo también el uso de las duchas.

Solo se autoriza el empleo de agua potable para el llenado en el caso de piscinas desmontables en los centros educativos o las destinadas para personas con discapacidad o necesidades especiales así como a el primer llenado de piscinas públicas y privadas de nueva construcción o que se hayan tenido que vaciar por a obras de rehabilitación del vaso.

También como novedad se vuelven a poner en en funcionamiento las fuentes de beber que hay repartidas por la ciudad equipadas con válvula de apertura y cierre automático, según se indica en el bando municipal.

Hay cambios también en el riego de las zonas verdes públicas y privadas, ya que se permite la utilización de agua potable para el riego de supervivencia de árboles, arbustos y plantas -no se incluyen praderas- un solo día a la semana y sólo en aquellas zonas de la ciudad donde no se disponga de agua procedente del freático (no potable) o regenerada. En este sentido, cabe precisar que los parques y jardines públicos y gran parte de los gestionados por Entidades Urbanísticas Colaboradoras de Conservación se riegan con agua freática. En paralelo, se amplía la dotación máxima autorizada de agua no potable para riego de parques y jardines, pasando de 200 a 400 m3 por hectárea y mes. Torremolinos puntualiza que se podrá llegar al máximo de la dotación permitida cuando existan «especies de especial interés botánico».

El agua potable se podrá volver a utilizar en la limpieza viaria de la capital «de manera excepcional» para la desinfección de viales mediante hidrolimpiadoras de bajo consumo.

Duchas

Este verano se mantendrá el corte del suministro de agua tanto en las duchas como en los lavapiés de las playas -el año pasado sí se mantuvo el servicio de los lavapiés- «como medida de concienciación y ahorro» ya que, según datos del Ayuntamiento de Málaga, el consumo que generan ambos servicios en las playas no llega al 0,24% del total.

No obstante, el ente municipal aclara que sí se permitirá mantener activas las duchas en las tres zonas habilitadas en las playas de Málaga de forma exclusiva para personas con movilidad reducida. Estas son las playas de la Misericordia, La Malagueta y El Dedo, una excepción que también se aplicará en el litoral torremolinense.

En cuanto a las duchas de los establecimientos deportivos y las piscinas, también podrán estar operativas «donde sea obligatoria su utilización por motivos sanitarios». Con respecto a este uso, por ejemplo, el Ayuntamiento de Torremolinos también incluye el requisito de que las duchas «cuenten con un sistema de pulsador temporizado, sensores o dispositivos de análoga función», al igual que debe ocurrir con las fuentes para beber.

Restricciones vigentes

Por el contrario, sí se mantienen vigentes el resto de medidas contempladas en el bando del 16 de noviembre de 2023 que, en base a la Orden de 24 de octubre de 2023 de la Junta de Andalucía, prohíbe el uso de agua potable para el baldeo de calles; llenado de piscinas privadas -salvo en las excepciones recogidas en el bando-; riego de jardines, parques públicos o privados y campos de golf; lavado de coches fuera de los establecimientos autorizados; y fuentes ornamentales que no dispongan de circuito cerrado de agua.

El Consistorio malagueño instó a la ciudadanía, organismos, empresas y demás colectivos sociales a «llevar a cabo un uso racional, responsable y solidario de un bien tan escaso y a realizar un esfuerzo colectivo y solidario de ahorro restringiendo el consumo de agua potable, aunque ello suponga molestias e incomodidades».

En este sentido, advirtió de que la Policía Local podrá realizar tareas de vigilancia y control del cumplimiento de lo establecido en este bando y se informa de que, mientras esté vigente, estos usos serán constitutivos de infracción según se contempla en la ordenanza municipal del Ciclo Integral del Agua con sanciones de hasta 6.010,12 euros en el caso de infracciones leves.

«Se sigue apelando al uso responsable, solidario y eficiente del agua potable por parte de los ciudadanos y responsables de instalaciones tanto públicas como privadas», solicitó el Ayuntamiento de Torremolinos.