Urbanismo

Avanza Cortijo Merino, un barrio de 1.250 viviendas junto a los suelos de la Expo

La maquinaria pesada se afana en los trabajos de descontaminación y urbanización de la finca

Construcción de viviendas en los antiguos terrenos de la Fábrica del Amoniaco, en Cortijo Merino.

Construcción de viviendas en los antiguos terrenos de la Fábrica del Amoniaco, en Cortijo Merino. / L.O.

Ana I. Montañez

Ana I. Montañez

El residencial se sigue abriendo camino a ambos lados de la avenida de Ortega y Gasset a su paso por una zona tan industrializada como es Intelhorce, El Tarajal o Sánchez Blanca.

Junto a desarrollos más avanzados como es el Distrito Zeta, también coge rumbo ya Cortijo Merino, el futuro barrio de 1.250 viviendas que se construirá en los suelos de la antigua fábrica de Amoníaco, que echó el cierre en la década de los noventa.

Esta parcela se ubica junto a los terrenos de Buenavista donde estaba proyectada la construcción de la Expo 2027, un proyecto al que no renuncia el Ayuntamiento de Málaga pese a la derrota contra Serbia pero que, por ahora, se mantiene en «stand by». También en esos suelos está prevista la construcción de otra barriada de 1.362 VPO en suelos de la entidad estatal SEPES -Entidad Pública Empresarial de Suelo-, que sigue avanzando en la tramitación urbanística.

La maquinaria se afana ya sobre este sector -con una superficie bruta de 259.082,43 metros cuadrados-, centrada en las obras de urbanización que arrancaron el pasado mes de abril en paralelo con los trabajos de descontaminación que requieren estos suelos debido a su pasado industrial. Un proyecto, el de recuperación del terreno, que cuenta con el visto bueno de la Junta de Andalucía.

Viviendas proyectadas por Neinor Homes en Cortijo Merino.

Viviendas proyectadas por Neinor Homes en Cortijo Merino. / L.O.

En cuanto a las obras de urbanización, tienen un presupuesto de 17 millones de euros y un plazo de ejecución de dos años. Según explica a este periódico el director territorial en Andalucía de Neinor Homes, Alberto Salamanca, los trabajos marchan «a buen ritmo» por lo que el objetivo de la promotora es arrancar la edificación en el segundo trimestre del próximo año, cuando las obras de urbanización hayan alcanzado un nivel de ejecución suficiente como para empezar a solicitar licencias de obra. De las 1.250 viviendas, 688 serán libres y 562 serán de VPO.

Por la parte privada, del desarrollo residencial se encargará Neinor Homes, Nuovit y Reinas Marín, SL. Esta última firma es propietaria, además, de la parcela de uso comercial que contempla el sector.

En el caso de las de Neinor, ya ha desvelado el diseño de su promoción Creative Homes, que ofrecerá viviendas de uno a cuatro dormitorios, equipadas con terrazas, aparcamiento y trastero.

Planos de Cortijo Merino. En naranja, las parcelas residenciales libres, en rojo las protegidas, en amarillo los equipamientos y en azul la zona comercial.

Planos de Cortijo Merino. En naranja, las parcelas residenciales libres, en rojo las protegidas, en amarillo los equipamientos y en azul la zona comercial. / L.O.

Vivienda pública

En cuanto a las viviendas protegidas, el Ayuntamiento de Málaga, a través del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV), está impulsando un concurso público para adjudicar las siete parcelas de Cortijo Merino que tiene en propiedad, para que los privados se encarguen de la construcción a cambio de un porcentaje de viviendas que se quedarán bajo gestión municipal.

En ese concurso, se incluyen también las seis parcelas de Distrito Zeta en manos del consistorio destinadas a vivienda protegida.

A cambio de la adjudicación de los suelos, el Ayuntamiento de Málaga obtendrá 163 viviendas repartidas entre estos dos sectores.