Sucesos

Detenido por estafa el gerente de un negocio de compraventa de vehículos en Málaga

Las pesquisas policiales apuntan a que las víctimas contactaban con un supuesto profesional del gremio, un hombre de 49 años, para vender sus automóviles y, tras llegar a un acuerdo, éste se negaba a abonarles las cantidades pactadas

Entrega de llaves de un vehículo, en una imagen de archivo.

Entrega de llaves de un vehículo, en una imagen de archivo. / L. O.

La Opinión

El gerente de un establecimiento de compraventa de vehículos en Málaga ha sido detenido por la Policía Nacional por un delito continuado de estafa al haber defraudado supuestamente un total de 118.917 euros a ocho personas.

Las pesquisas policiales apuntan a que las víctimas contactaban con un supuesto profesional del gremio, un hombre de 49 años, para vender sus automóviles y, tras llegar a un acuerdo, éste se negaba a abonarles las cantidades pactadas, según ha informado este jueves la Policía Nacional en un comunicado.

La investigación se inició a raíz de una denuncia presentada en la Comisaría del Distrito Oeste de Málaga en la que el perjudicado alegaba haber sido estafado por el responsable de un concesionario con el que había convenido la venta de su vehículo.

Los agentes averiguaron que el hombre seleccionaba a sus objetivos entre personas que ofertaban sus automóviles en páginas web, a las que ofrecía una venta inmediata y segura, pactando el precio del vehículo.

Tras llegar al acuerdo y una vez conseguido un comprador, el investigado contactaba con los propietarios para firmar el contrato de compraventa entre particulares.

En este punto se podían dar dos variables: que firmasen al ser informadas de que no iban a recibir el importe acordado hasta pasados 30 o 45 días hábiles, o que desconfiasen y les ofreciese un documento de conformidad de pago y reconocimiento de deuda.

Problemas para cobrar

Una vez efectuada la transacción, los vendedores empezaban a tener problemas para cobrar, para lo que el investigado siempre les daba excusas con la finalidad de no pagar, alargar en el tiempo el abono o incluso "aburrir a las víctimas" con sus reclamaciones, según la Policía.

Solo cuando los perjudicados comunicaban mediante burofax o a través de sus abogados que iban a formular las correspondientes denuncias, en algunos casos comenzaron a recibir la deuda en pequeñas cantidades.

Los agentes han comprobado que todos los vehículos fueron transferidos en fecha y forma correcta, y que el investigado recibió el dinero de las ventas.

El hombre, que ya había sido investigado con anterioridad por hechos similares, fue arrestado como supuesto autor de un delito continuado de estafa.