Crónicas de la ciudad

La historia de la capilla del Cuartón de Churriana

Escoltada por un nogal, en la zona del Cuartón se encuentra una capilla levantada tras unas supuestas apariciones de la Virgen en 1992, de las que fueron testigos algunos vecinos.

La capilla del Cuartón, al pie del nogal, en octubre del año pasado, en Churriana.

La capilla del Cuartón, al pie del nogal, en octubre del año pasado, en Churriana. / A.V.

Alfonso Vázquez

Alfonso Vázquez

En el barrio de El Cuartón, en Churriana, en mitad de una explanada descansa una solitaria capilla acompañada por un gran nogal. No está lejos de la zona de las últimas cuevas mozárabes localizadas en este antiguo pueblo -está por ver si las cuevas se mantendrán en pie los próximos lustros o se desplomarán con todo el equipo ante las lánguidas medidas autonómicas de protección, después de varios desprendimientos-.

La RAE nos recuerda que un cuartón es una pieza, normalmente rectangular, de tierra de labor, así que ese parece ser el origen más plausible de la zona. Los vecinos confirman que fue finca agrícola regada por las aguas de la Fuente del Rey.

Los hechos que dieron lugar a la capilla, señalan varias fuentes, se remontan al año 1992. Al parecer, tanto una vecina mayor de esta parte de Churriana como dos niños acudieron poco antes al pueblo sevillano de Pedrera, donde habían tenido lugar unas supuestas apariciones marianas. Estos tres churrianeros aseguraron haber visto a la Virgen María en las cercanías de ese pueblo, bajo un olivo, al aparecer con el rostro de una mujer de gran hermosura.

El nogal y la capilla del Cuartón, en octubre del año pasado.

El nogal y la capilla del Cuartón, en octubre del año pasado. / A.V.

Ya de vuelta a casa, el fenómeno volvió a repetirse en septiembre de ese año entre las ramas de ese mismo nogal que todavía sigue en pie. Se trataría de una aparición de idénticas características. Y como suele ser habitual en esos casos, las sucesivas apariciones vinieron acompañadas de supuestos mensajes marianos. 

Al parecer, el marido de la churrianera fue el encargado de levantar la capilla, recuerdo de ese otoño intenso del 92. Cuenta un vecino a esta sección que todavía hoy esta devota mujer visita a diario la construcción para rezar a la Madre de Jesús que, asegura, llegó a ver con sus propios ojos tanto en el pueblo sevillano como en su barrio.

La capilla es modestísima, apenas una caseta con un tejado a dos aguas al pie del precioso nogal. En el frontal hay un azulejo con el nombre ‘Ave María’ y un segundo con la Virgen María extendiendo las manos y al pie la advocación ‘La Milagrosa’.

Interior de la capilla del Cuartón en Churriana.

Interior de la capilla del Cuartón en Churriana. / A.V.

En el interior, cerrada con una verja con candado, cuando la visitó esta sección en el otoño pasado tras el cristal empañado se adivinaba la fotografía de una Virgen y al pie una pequeña imagen. En el exterior también había una vela gruesa. 

¿Qué sucedió en 1992? La capilla del Cuartón es el recuerdo de esos sucesos, tan difíciles de analizar 32 años después. 

Habrá que decir, como el filósofo Javier Gomá, que la existencia de Dios «más que racional es razonable» y dejar la puerta abierta a todo tipo de explicaciones.

Suscríbete para seguir leyendo