Sucesos

Un soplón y coches balizados: así actuaba la banda que atracaba a comerciantes chinos en Málaga

La Policía Nacional esclarece ocho asaltos, cinco de ellos en Málaga y Antequera, en los que obtuvieron un botín de 290.000 euros

Los investigados utilizaban el dinero para amortizar préstamos, pagar impuestos y comprar vehículos

Desarticulan en Málaga una banda que robaba a comerciantes chinos

La Opinión

Quince personas han sido detenidas por asaltar con violencia a comerciantes chinos en distintos puntos de Andalucía. Según ha informado la Policía Nacional, al grupo se le atribuye ocho atracos, cinco de ellos en la provincia de Málaga (tres en Antequera y dos en la capital) y el resto en Sevilla y Cádiz, en los que obtuvieron un botín de casi 300.000 euros. La organización contaba con información de primera mano que les facilitaba un "empresario infiel que mantenía una estrecha relación comercial con los perjudicados.

La investigación arrancó con el robo a un comerciante en el polígono Guadalhorce de Málaga, donde falsos agentes abordaron violentamente a la víctima y le arrebataron 70.000 euros en efectivo. Poco a poco, se fueron sumando otros siete asaltos: dos más en la capital malagueña; tres en Antequera; otros dos en las localidades sevillanas de Estepa y Los Palacios; y uno en Jerez de la Frontera. Siempre bajo el mismo modus operandi.

La investigación, llevada conjuntamente por agentes del Grupo de Atracos de la Comisaría Provincial de Málaga, de la Comisaría Local de Antequera y de la Brigada de Policía Judicial de la Jefatura Superior en Andalucía Occidental, se centró en la identificación de los sospechosos. "Todas las víctimas eran comerciantes de nacionalidad china con negocios en el parque empresarial de la Carretera Amarilla, en Sevilla. Los empresarios denunciaron que habían sido abordados en distintos puntos de la geografía andaluza cuando se dirigían a cerrar la compraventa de mercancía con otros negociantes compatriotas", han explicado en un comunicado.

Para garantizar el éxito de sus asaltos, la trama contaba con miembros que colocaban balizas en los vehículos de sus objetivos para conocer su geolocalización en tiempo real y elegir el momento más oportuno. En los tres casos de Antequera, las víctimas fueron abordadas en plena autovía. Sin embargo, la fuente más fiable era un empresario de origen magrebí que mantenía una estrecha relación comercial con las víctimas, a los que compraba mercancía regularmente. Esta persona les facilitaba información de primera mano sobre las transacciones que se disponían a realizar, acuerdos que acostumbraban a cerrar con importantes sumas de dinero en efectivo. Esto permitía al grupo preparar emboscadas cuando las víctimas se dirigían en sus vehículos a las zonas comerciales. Durante los asaltos, los autores se vestían con chalecos parecidos a los empleados por las fuerzas y cuerpos de seguridad y portaban incluso armas.

Dos fases operativas

En una primera fase de la operación, los agentes detuvieron a once personas y realizaron nueve registros en Sevilla (Dos Hermanas y Utrera) en los que los agentes intervinieron 43.540 euros en efectivo, siete vehículos, chalecos de la Guardia Civil, un dispositivo lanza-destellos, teléfonos móviles y balizas, entre otros efectos.

Paralelamente, el Grupo de Investigaciones Patrimoniales y Localización de Activos (IPLA) de la Comisaría Provincial de Málaga inició una investigación económica-patrimonial de los investigados y su entorno más cercano. Las diligencias se centraron en aflorar operaciones de blanqueo de capitales mediante el análisis de las cuentas bancarias titularizadas por miembros de la trama o por sociedades vinculadas. Los agentes comprobaron una evidente mecánica de ingresos de importantes cantidades de dinero en efectivo en fechas compatibles con los robos investigados para la posterior amortización de préstamos hipotecarios o personales, pago de impuestos o tributos, compra de vehículos o incluso para revertir los saldos negativos en cuentas bancarias de las empresas investigadas y vinculadas al grupo criminal.

Esta investigación económica desembocó en la segunda fase operativa, desarrollada también en la provincia de Sevilla con una docena de personas detenidas, dos de ellas arrestadas en la fase anterior. Se practicaron otros tres registros en Sevilla y Dos Hermanas, donde se intervino abundante documentación de interés, un vehículo y dinero en efectivo. También se ha procedido al bloqueo preventivo en cuentas bancarias de 18.804 euros. Los 15 detenidos se reparten los delitos de robo con violencia o intimidación, usurpación de funciones públicas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Siete de los investigados han ingresado en prisión.