Agricultura

Las cooperativas agro de Málaga suben un 19% sus ventas hasta los 1.785 millones pero la sequía lastra los beneficios

Afirman que las cosechas han sido menores y que los gastos de las explotaciones se han disparado, con lo que el volumen de negocio se mantiene por el alto precio del aceite

Dcoop, que reúne dos tercios de las ventas, es clave en la subida, ya que el resto del sector sí presenta una bajada conjunta

Lamentan el "durísimo golpe" que ha supuesto la aplicación de la Política Agraria Comunitaria (PAC)

Un grupo de jornaleros recoge las aceitunas de un olivar en la provincia de Málaga.

Un grupo de jornaleros recoge las aceitunas de un olivar en la provincia de Málaga. / L. O.

José Vicente Rodríguez

José Vicente Rodríguez

El colectivo Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga ha celebrado su asamblea general donde ha destacado la fortaleza de la economía social agraria en la provincia. La facturación alcanzó el pasado año los 1.785 millones de euros en 2023, lo que supone una subida del 19%. Sin embargo, las cooperativas recuerdan que este incremento no se ha traducido en una mejora de los beneficios, "pues las cosechas han sido menores y los gastos de las explotaciones se han disparado". El aumento del volumen de negocio se explica así, principalmente, por el alto precio que ha alcanzado el aceite de oliva, según ha expuesto el director gerente de la federación, Carlos Cinta.

Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga es la principal representante de la economía social agroalimentaria de provincia. Integra a 64 cooperativas y más de 42.000 familias dedicadas a la agricultura y la ganadería. El grupo Dcoop, con una facturación récord el pasado año (1.400 millones como grupo, de los que 1.200 fueron de cooperativa) es el principal pilar en ventas del sector, donde también hay firmas de enorme importancia como Trops (casi 180 milones en 2023).

"Tras la enorme sequía que hemos vivido, se han registrado cuotas de producción insignificantes, principalmente en el olivar y los productos herbáceos, con una enorme superficie de cultivo que se ha quedado sin cosechar", ha comentado.

Además, ha aludido al "durísimo golpe" que ha supuesto la aplicación de la Política Agraria Comunitaria (PAC) que, según las cooperativas, ha venido a disminuir sus ingresos en ayudas, en muchos casos, en más del 30%, "con un incremento importante de las obligaciones que hay que cumplir".

A pesar del nivel de facturación, el balance agrario es "negativo". De hecho, excluyendo las cifras del gigante Dcoop, el resto del sector muestra de forma conjunta una bajada del 7,2%, según han explicado a este periódico fuentes de Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga, pasando de 701 millones de euros en 2022 a 651 en 2023. En esta cuenta, la agricultura es la principal “damnificada”, ha señalado Cintas.

Falta de respuesta de las administraciones al sector

Ante este contexto "adverso", la federación provincial de cooperativas resalta que ha mantenido su nivel de actividad por encima de otros años, con más presencia en los foros y citas de interlocución con las administraciones públicas, más representatividad en las acciones formativas y un calendario de movilizaciones que ha tenido continuidad en 2024 "ante la falta de respuesta a las reivindicaciones del sector".

El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Málaga (también presidente de Dcoop), Antonio Luque, considera "una oportunidad perdida" este hecho. Así se lo ha transmitido a los asistentes a la asamblea general. "Es una pena no haber aprovechado toda esa contestación en la calle que ha tenido el campo malagueño y andaluz para reivindicar con más fuerza las infraestructuras hidráulicas que necesitamos", ha apuntado.

Luque ha recordado que la situación del sector agrario es "muy complicada" y que el mayor de sus problemas es la falta de agua, reclamando a las administraciones españolas y europeas que actúen cuanto antes. A pesar del calendario de protestas y de la unidad de agricultores y ganaderos, las cooperativas creen que no se ha logrado amarrar ningún compromiso en firme para que se ejecuten esos proyectos.

Durante la asamblea también se ha hecho balance de un año que Luque ha definido como "muy duro" y en el que se ha visto una importante caída de la producción agrícola y ganadera, "lo que ha puesto a prueba a las cooperativas".

Reformar la ley de Cadena Alimentaria

Luque ha reconocido que el contexto económico y político "no es el mejor" y ha pedido apoyo para aliviar esta situación con cambios legislativos que favorezcan a estas empresas de economía social como una reformulación de la Ley de la Cadena Alimentaria, una reducción de la burocracia y una reorientación de la PAC que, a su juicio, "ya no pone en el centro a los agricultores y ganaderos".

A pesar de las dificultades, las cooperativas malagueñas destacan la calidad de sus productos y los esfuerzos para seguir avanzando en la innovación y la digitalización de sus instalaciones. Por ello, han recibido numerosos reconocimientos en certámenes nacionales e internacionales. Un año más ha destacado el grupo Dcoop, que ha recogido varios galardones por sus vinos y por la calidad del aceite de oliva.

También ha sido premiada la SAT Trops y la nueva cooperativa Agammasur, cuyos quesos han recibido cinco medallas en los World Cheese Adwards, que es el concurso especializado más prestigioso del mundo.