Plagas

Alerta por garrapatas: «En Málaga hay y habrá. No hay que alarmarse, sino concienciarse»

El Ministerior de Sanidad incluye en el plan de prevención, vigilancia y control las enfermedades que transmiten estos parásitos, como la fiebre hemorrágica Crimea-Congo y la enfermedad de Lyme

Los expertos aconsejan evitar las zonas con hierbas altas cuando se realice senderismo para esquivar a las garrapatas.

Los expertos aconsejan evitar las zonas con hierbas altas cuando se realice senderismo para esquivar a las garrapatas. / Rapiplagas

Chaima Laghrissi

Chaima Laghrissi

Málaga se enfrenta este verano no solo al calor, sino también a una importante plaga de insectos y ácaros. A la lista de epidemias de cucarachas mutantes, chinches y mosquitos en la ciudad, ahora se une otra: la de las garrapatas.

El cambio climático, con su aumento de las temperaturas y la dilatación en el calendario de las estaciones de primavera y verano, unido al tránsito y aglomeración de personas, se han convertido en el escenario óptimo para que plagas sobre todo de chinches, pulgas o garrapatas se asienten, alimenten, reproduzcan y campen a sus anchas.

Para tratar de mitigar el problema, el Ministerio de Sanidad ha decidido incluir en el plan de prevención, vigilancia y control de las enfermedades transmitidas por vectores, que son aquellas infecciones propagadas por insectos, un capítulo específico de medidas destinadas a mitigar los efectos de las picaduras de garrapata en la salud.

La llegada de garrapatas a nuestro país no es algo nuevo. Juan J. Zamudio García, supervisor de servicios en RapiPlaga - empresas de control de plagas-, perito judicial de la misma rama, asegura que en Málaga «siempre hubo, hay y habrá, pero no hace falta alarmarse; sino concienciarse».

Zamudio asegura que «en Málaga hay alertas, pero no hay mayor incidencia de la habitual». Lo que sí ha aumentado son los estudios sobre este parásito, que ponen de relieve la peligrosidad de estas: «La alerta se debe a que la cantidad de garrapatas que transmiten enfermedades peligrosas es alta y algunas pueden ser muy graves», recalca el experto.

Estos insectos pueden transmitir varias enfermedades, tanto a los humanos como a los animales, pero al Ministerio de Sanidad le preocupa especialmente dos: la fiebre hemorrágica Crimea-Congo y la enfermedad de Lyme. La primera se detectó por primera vez en España en 2016 y desde entonces se han diagnosticado 15 casos graves, 14 infectados por la picadura de una garrapata y el último por transmisión interna en un hospital. Tres de ellos han fallecido. Afortunadamente, la fiebre hemorrágica Crimea-Congo suele producir cuadros con síntomas leves, que no se detectan, pero cuando produce cuadros graves, la mortalidad oscila entre un 20% y un 40%.

Tras hacer excursiones hay que revisarse bien antes de volver a casa. | RAPIPLAGA

Tras hacer excursiones hay que revisarse bien antes de volver a casa. | RAPIPLAGA / chaima laghrissi

La enfermedad de Lyme es más frecuente, se calcula una incidencia de 3 casos por cada millón de habitantes, y también produce síntomas leves pero puede causar invalidez o problemas de movilidad a largo plazo. La garrapata que puede contagiar Lyme se concentra en el norte de España pero la vigilancia se va a ampliar a todo el territorio nacional ante la posibilidad de que se extienda por la península.

En Málaga, la presencia de las garrapatas no «están en las ciudades», sino en zonas «de lo más variopintas», como rutas senderistas: «Es gente que tiene la mala suerte de encontrarse con ellas cuando sale a hacer senderismo. Las garrapatas suelen esperar en hierbas altas a que pase alguien dejando sus patas delanteras abiertas para agarrarse a quien pase a la mínima oportunidad», indica el supervisor de RapiPlaga.

Cómo evitarlas

Desde la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) se recomienda extremar las precauciones y llevar a cabo distintas medidas de prevención que eviten la proliferación de tan incómodos invitados. Como puede ser vestir ropa de colores claros -donde se pueda advertir con facilidad la presencia de garrapatas-; llevar pantalones largos metidos por debajo de los calcetines; asegurarnos de que nuestras mascotas lleven buen un tratamiento antiparasitario; utilizar un repelente adecuado o evitar tocar al ganado y a animales salvajes. «Cuando se va a ir a zonas senderistas, se deben evitar las hierbas altas. Y revisarse bien no antes de llegar a casa, sino antes de montarte en el propio coche», aconseja Zamudio.

Suscríbete para seguir leyendo