Crónicas de la ciudad

Un aparcamiento municipal de poca efectividad playera

A las 10 de la mañana del domingo, con el nuevo aparcamiento municipal del Palo con plazas libres, los conductores más incívicos seguían copando aceras y aparcando a su antojo en el entorno, ante la incomparecencia municipal. 

Un coche, el domingo sobre las 10 de la mañana, al pie de una señal de prohibido aparcar, frente  a la playa de Las Acacias.

Un coche, el domingo sobre las 10 de la mañana, al pie de una señal de prohibido aparcar, frente a la playa de Las Acacias. / A.V.

Alfonso Vázquez

Alfonso Vázquez

El nuevo aparcamiento municipal de la avenida Pío Baroja, en Echeverría del Palo, no sólo ha supuesto que haga mutis por el foro el gerente de Smassa; también, constata que, sin la ejemplaridad de las multas de tráfico, el conductor incívico se pasa por el arco del triunfo el nuevo parking y sigue haciendo de su capa un sayo.

Lo pudo comprobar esta sección el pasado fin de semana, con especial relevancia en la mañana del domingo, y eso que muchas personas reservaban las fuerzas para la Noche de San Juan

A las 10, con el nuevo parking municipal libre, ya comenzaba la invasión de aceras de los conductores.

A las 10, con el nuevo parking municipal libre, ya comenzaba la invasión de aceras de los conductores. / A.V.

Las esperanzas de muchos vecinos del entorno -El Palo y Pedregalejo- descansaban en que, con el nuevo aparcamiento, disminuiría de forma exponencial el caos de los aparcamientos a la buena de Dios durante la temporada de playa. 

Como saben, el conductor incívico entiende que toda Málaga está a su disposición y que, por encima de las normas de tráfico y de urbanidad, prima su santa voluntad; de tal manera que la ciudad es para estas personas un gigantesco parking con plazas libres, y libre de prohibiciones. 

La acera de tierra del arroyo Jaboneros, casi llena ya a las 10 de la mañana.

La acera de tierra del arroyo Jaboneros, casi llena ya a las 10 de la mañana. / A.V.

El domingo, esta sección hizo la prueba y a una hora playera tan temprana como las 10 de la mañana, con el nuevo aparcamiento municipal con el cartel de Libre, ya había ristras de coches aparcados en la acera del arroyo Jaboneros, así como encima de otras aceras de las calles más próximas a las playas de El Palo, Las Acacias y Pedregalejo

El desbarajuste se apreciaba en detalles tan enternecedores como un incívico aparcando al pie de una señal de prohibido aparcar. Cuatro horas más tarde, ahí seguía el automóvil, por supuesto sin una multa al canto en el parabrisas. 

El sábado anterior, la escena de incivismo fue más hiriente porque se perpetró a escasos metros de la Jefatura de la Policía Local de Málaga Este: dos conductores aparcaron sus vehículos a la entrada del demolido solar del Centro de Salud del Palo

Coches aparcados en la entrada al solar del antiguo Centro de Salud del Palo, el sábado. Interrumpen el paso peatonal a pocos metros de la Policía Local.

Coches aparcados en la entrada al solar del antiguo Centro de Salud del Palo, el sábado. Interrumpen el paso peatonal a pocos metros de la Policía Local. / A.V.

Lo que no sabían estos maleducados es que, en ese estrecho pasillo, escoltado por centenarios eucaliptos que dificultan el paso, se lo pusieron tan difícil a una joven que paseaba a una señora mayor en silla de ruedas que, para seguir adelante, tuvieron que echarse a la carretera y jugarse el físico. 

Así pues, al menos de momento, y como ya denunció la Asociación de Vecinos del Palo, el nuevo aparcamiento no frena a los escasos de educación. Si además la Policía Local no se deja ver mucho cuando más falta hace, el egoísmo seguirá haciendo su agosto.

Suscríbete para seguir leyendo