Infraestructuras

El Puerto de Málaga rehabilitará cinco cajones más del Dique de Levante

La Autoridad Portuaria licita la segunda fase de la reforma, con un presupuesto de 3,5 millones y un plazo de ejecución de 6 meses

Vista de la zona del dique de Levante que será restaurada.

Vista de la zona del dique de Levante que será restaurada. / Álex Zea

Ana I. Montañez

Ana I. Montañez

El Puerto de Málaga se prepara ya para acometer la rehabilitación de cinco cajones más de la treintena que componen el Dique de Levante, con una longitud de 1.235 metros.

Una vez que han concluido los trabajos de reforma de los tres primeros cajones de esta gran infraestructura, la Autoridad Portuaria ha sacado a licitación el contrato para ejecutar la segunda fase, que abarca desde el módulo 4 al 8.

En este tramo, la intervención se centrará en reconvertir el actual espaldón de hormigón armado con acero al carbono en un espaldón de hormigón en masa, un cambio que garantizará una vida útil de 50 años y sin necesitar apenas mantenimiento, según se recoge de los pliegos del contrato.

"El espaldón del dique del Levante, construido en los años 1998 y 2001, presenta patologías a lo largo de toda su longitud que podrían afectar a la capacidad portante del mismo en un breve periodo de tiempo si no se llevan a cabo actuaciones de rehabilitación", indican los documentos consultados por este periódico. "Estas patologías se encuentran en un grado de avance muy elevado por lo que no es posible realizar únicamente un mantenimiento sobre el dique si no que resulta necesario efectuar una intervención de mayor envergadura".

Inicio de las obras previas a la reparación del Dique de Levante en el puerto de Málaga.

Inicio de las obras previas a la reparación del Dique de Levante en el puerto de Málaga. / Álex Zea

Intervención

Para ello, se demolerá completamente la losa superior o botaolas -parte de la estructura que sirve para desviar las olas de vuelta al mar- además de los contrafuertes y ambas caras del muro del espaldón. Se retirará toda la armadura de acero al carbono existente y accesible, para lo que primero habrá que picar la capa de hormigón que lo recubre, de unos 12 centímetros de espesor.

Los trabajos prevén que no se pueda retirar toda la armadura de hormigón -en algunos puntos del espaldón está visible y oxidado por la degradación del espaldón-, por lo que se aplicará un "inhibidor de corrosión". Después se rellenará con hormigón en masa todo el espacio de los contrafuertes, ocultando las vistosas costillas que caracterizaban al espaldón, como ha ocurrido con los tres cajones del Dique de Levante.

El contrato ha salido a contratación pública por un importe de 3.569.820,06 euros y un plazo de ejecución de seis meses. Una intervención más costosa que la primera fase, que se adjudicó por 822.487,82 euros y se ejecutaron en cinco meses.