Transportes

Intelhorce quiere más autobuses

Vecinos de Intelhorce denuncian que deben esperar hasta 50 minutos el paso del autobús. Reclaman más frecuencia de la línea 19 y la llegada de la línea 20, en un entorno que está en pleno crecimiento.

Rafael Garrido, hace unos días en la parada de la línea 19 en Intelhorce. | A.V.

Rafael Garrido, hace unos días en la parada de la línea 19 en Intelhorce. | A.V.

Alfonso Vázquez

Alfonso Vázquez

«Esto es un abandono total», sentencia Rafael Garrido, de 87 años. Este malagueño, viudo y militar retirado del Ejército del Aire, cuenta que se mudó hace menos de dos años de Segalerva a Intelhorce, para estar cerca de su hija; pero se encontró con que las comunicaciones con el Centro dejan mucho que desear.

Por eso, pese a que sigue siendo una persona muy activa, se encuentra con el insalvable problema de una línea de autobús, la 19 de la EMT, para la que hay que armarse de mucha paciencia.

«Sin ir más lejos, ayer tardó en venir casi 50 minutos y hay días que, si tengo que ir a un médico porque te dan una cita, el autobús tarda y ya llegas tarde», lamenta. Como explica, la única solución factible es que, «o te planteas salir muchísimo antes o ya hay que gastarse dinero en el taxi de ida y vuelta; y un dinero, dependiendo de como te pille el tráfico».

Por esta situación, Rafael Garrido cree que «vivir aquí, aislado, es un problema», y remarca que son muchos los vecinos que quieren un mejor transporte público con el resto de Málaga.

Otro problema añadido de la línea 19 es su recorrido por los polígonos, lo que hace que, en horas punta, «se va llenando y vamos como sardinas en lata», critica.

El vecino de Intelhorce, junto a las obras del futuro Distrito Zeta.  | A.V.

El vecino de Intelhorce, junto a las obras del futuro Distrito Zeta. / A.V.

De la misma opinión que Rafael es Francisca Postigo, quien hace años fue presidenta de la Asociación de Vecinos de Intelhorce. La antigua dirigente vecinal reclama al Ayuntamiento que la actual línea 19, como mínimo, «pase con frecuencias de 20 minutos, como ocurre por todas partes».

Francisca también comparte el punto de vista de Rafael Garrido de que la barriada de Intelhorce ha cambiado bastante en estos últimos años, «y ya no son 7 bloques y 20 chalés; ha crecido mucho».

Un entorno que no deja de crecer

En el caso de Rafael Garrido, él mismo vive en los bloques de viviendas construidos hace «unos 17, 18 años», calcula. Pero es que además, subraya Rafael, todo el entorno de Intelhorce está ahora mismo inmerso en un gran desarrollo inmobiliario y el trajín de maquinaria no cesa.

Por eso, muestra las obras que ahora mismo se están llevando a cabo, junto al barrio, en el futuro Distrito Zeta (66 hectáreas y 3.450 viviendas), a la vez que ya están las máquinas trabajando en los terrenos de la desaparecida fábrica del Amoniaco.

Construcción de nuevas viviendas en el distrito Zeta.

Construcción de nuevas viviendas en el distrito Zeta. / Álex Zea

A las expectativas de crecimiento hay que sumar, calcula Rafael, que en Intelhorce ya viven «de 2.000 a 3.000 personas». Por este motivo, reclama al Ayuntamiento más frecuencia de la línea 19, para no tener que esperar tanto tiempo, pero además, como subraya, «hoy cualquier zona de Málaga cuenta con dos líneas como mínimo».

En el caso de Intelhorce, propone que por el barrio también pase la línea 20, que finaliza en la vecina barriada de Los Prados. «Los Prados está enfrente y sería un complemento». Por su parte, Francisca Postigo apoya que el barrio tenga «más líneas».

Rafael Garrido lamenta la «indiferencia» de la EMT «por esta zona de Málaga» y recuerda que, a la hora de reforzar líneas de autobuses o de implantar nuevas no se debe buscar la rentabilidad a toda costa: «No tiene que ser una línea rentable, tiene que ser un beneficio para el contribuyente».

Respuesta del Ayuntamiento

Fuentes municipales respondieron a este diario que la EMT no tiene peticiones referentes al refuerzo de la línea 19 ni al paso de la línea 20 por Intelhorce .

En todo caso, señalaron que ya «se está trabajando con los promotores de los sectores cercanos que están en desarrollo para que, cuando comiencen a habitarse, estudiar posibles modificaciones de líneas en la zona».

Suscríbete para seguir leyendo