Crónicas de la ciudad

Mirador de la Alcazaba: al Turismo, vandalismo

Un mes y medio después de visitarlo esta sección, el Ayuntamiento sigue sin mostrar entusiasmo en limpiar este abandonado mirador turístico, ni siquiera ahora, en plena temporada de verano.

Un rincón del vandalizado mirador de la Alcazaba, este lunes.

Un rincón del vandalizado mirador de la Alcazaba, este lunes. / A.V.

Alfonso Vázquez

Alfonso Vázquez

No es broma, quizás la única solución para que nuestro equipo de gobierno despierte de la modorra que proporciona toda mayoría absoluta, sea organizarle una visita guiada por la ciudad que gestionan. Descubrirán que hay partes que ya no las conoce ni la madre que la parió; como diría Guerra.

Después de haber batido el récord de Europa en reacción más tardía a la plaga de los pisos turísticos -27 años con una normativa propia para poder ordenarlos, que hace 6 años se comprometieron en el pleno, por fin, a aplicar; pero no lo hicieron hasta hace un mes-, habría que acelerar la capacidad de respuesta de nuestros cargos electos, que sólo son rápidos en echarle la culpa al de enfrente.

Turistas en un banco acribillado de pintadas en el mirador de la Alcazaba, este lunes.

Turistas en un banco acribillado de pintadas en el mirador de la Alcazaba, este lunes. / A.V.

Sin duda, confrontarles con la realidad quizás agite alguna conciencia dormida y mueva a la acción. Por eso, lo mas efectivo sería un tratamiento de choque y acompañarlos sin más a admirar las vistas de Málaga desde el mirador de la Alcazaba.

Hace algo más de un mes y medio -a mediados de mayo-, esta sección se dio una vuelta por esta atracción turística para descubrir que nuestro Ayuntamiento hace muchos años que se desentendió de él, al igual que ocurre con el mirador de Gibralfaro y todo el camino de acceso peatonal al Castillo.

Tanto esfuerzo pregonando nuestras virtudes en foros turísticos de medio mundo, y a la hora de la verdad, algunas atracciones turísticas de Málaga reciben el mismo trato que Putin a sus opositores. Pero esta es la triste realidad, también en temporada veraniega.

Un detalle del mirador de la Alcazaba, el pasado lunes.

Un detalle del mirador de la Alcazaba, el pasado lunes. / A.V.

Desde mitad de mayo hasta ahora, las temperaturas han aumentado pero también lo han hecho la apatía municipal y el número de pintadas vandálicas en este mirador sin igual.

Así que la catarata de grafitis ha variado desde mayo, con la incorporación de nuevos garrulos. En especial, un organismo pluricelular que se ha dedicado a pintar de flechas azules los escalones de acceso al invento.

Vandalismo en el mirador de la Alcazaba, este lunes.

Vandalismo en el mirador de la Alcazaba, este lunes. / A.V.

El lunes, unas turistas portuguesas contemplaban Málaga desde un banco que ya no puede acoger ni un milímetro más de pintadas. Las jóvenes estaban a pocos metros de una pintada salvaje en la pared de la Alcazaba.

La visita de nuestro alcalde y concejales a este abandonado trozo de la ciudad, hollado a diario por cientos de turistas, debería provocarles sanísima vergüenza ajena. En caso de que siguieran sin mover un dedo, sería la ocasión de ofrecer la competencia de los miradores de Málaga a la Junta de Andalucía. Y probar.

Suscríbete para seguir leyendo