24 de agosto de 2006
24.08.2006
Escándalo

Relevo en la dirección del CIE de Málaga salpicado por presuntos abusos de policías a internas

24.08.2006 | 02:00

El Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga ha sido objeto de un relevo en la dirección, relacionado con el proceso judicial abierto tras la denuncia de presuntos abusos sexuales cometidos por policías nacionales a mujeres internas, y en el que han sido imputados un total de nueve agentes.

El hasta ahora jefe del centro, Luis Enrique López Moreno, fue destituido el pasado 18 de agosto, y su cargo ha pasado a ser ocupado por José Luis Ruz salas, hasta ahora jefe del Grupo de Homicidios en la Comisaría Provincial de Málaga. Asociaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes han pedido que también sea destituido el subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna, para un adecuado esclarecimiento de los hechos.

López Moreno, inspector jefe del Cuerpo Superior de Policía, llevaba casi tres años al frente del CIE y se encontraba de vacaciones cuando se conocieron los hechos denunciados en el centro. Tras las declaraciones judiciales de los acusados en la denuncia de abusos realizados por varias internas, actualmente un total de cinco agentes han sido imputados por presunto abuso sexual, y otros cuatro por omisión en el deber de perseguir delitos. En varias ocasiones, López Moreno había reclamado la presencia de mujeres policías en el CIE. Antes de su destitución, ya se había producido la del jefe de Seguridad del centro, José Rodríguez Pablos. Su relevo, José Luis Ruz saqlas, es natural de Córdoba y ha estado destinado anteriormente en diversos grupos especializados de Policía Judicial en la Comisaría de Málaga.



REACCIONES

El parlamentario andaluz de IU Antonio Romero aplaudió la destitución de López Moreno, ya que, a su juicio, "es lo mínimo que se podía hacer" después de las denuncias. No obstante, consideró que se trata de una medida que "llega tarde". "Es una medida acertada y desde Izquierda Unida la saludamos porque no se puede mantener como director de un centro a una persona bajo cuya dirección se han producido los hechos tan graves que la Justicia está investigando ahora", manifestó Romero. En este sentido, indicó que "no se puede mantener en un puesto de responsabilidad a una persona bajo cuyo mandato se hacen fiestas, se encarga comida, se intima con las internas y éstas, además, denuncian abusos sexuales que está investigando la Justicia".

Por su parte, el letrado Jaime Rodríguez, personado como acusación particular en el caso consideró que la destitución es una medida "muy razonable, muy oportuna", al tiempo que esperó que el nuevo responsable puesto al frente del cargo "sea realmente competente en el campo de la administración, además de un buen policía, que se preocupe porque las cosas realmente mejoren".

Otras entidades quieren ir más allá en la depuración de responsabilidades y apuntan incluso a la Subdelegación del Gobierno en Málaga. Asi, la Plataforma de Solidaridad con los Inmigrantes, y la Coordinadora de Inmigrantes de Málaga capital reiteraron su petición de cese del subdelegado, Hilario López Luna, para facilitar la investigación, y al que acusan de "incompetencia, pasividad e irresponsabilidad" ante unos hechos gravísimos. También reclaman la desaparición del centro, porque es de "dudosa legalidad", y rechazaron que testigos protegidos estén siendo internadas en el CIE o incluso expulsadas de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook