14 de julio de 2010
14.07.2010

De la euforia a la intranquilidad

Los jugadores muestran públicamente su nerviosismo ante la falta de movimientos en el club

08.07.2010 | 07:00
Abdullah Ghubn le dio todos los poderes para planificar la plantilla a Jesualdo Ferreira en su presentación.

A dos días sólo para que comience oficialmente la pretemporada malaguista, el club sigue en periodo de transición. La inquietud, el nerviosismo y la sensación de tensa calma ya no es sólo un diagnóstico aplicable a la afición, que cada mañana espera encontrar en la prensa el primer fichaje oficial del nuevo Málaga. Ahora los jugadores, los verdaderos componentes de la plantilla, también se muestran intranquilos ante la falta de acontecimientos.

Así lo deslizaron sutilmente dos pesos pesados del vestuario malaguista como son Manolo Gaspar y el portugués Duda. El paleño, que lleva varios días ejercitándose en La Rosaleda, espera novedades cuanto antes por el bien del equipo. «Veo al Málaga con mucha incertidumbre. Hay pocas caras nuevas, sólo la del entrenador. Estamos a la espera de que pasen cosas y que lleguen refuerzos y también para ver qué pasa con la gente que está aquí. Tenemos muchas dudas».

Por su parte, Duda también apuntó en las cámaras de Canal Sur su intranquilidad. «Se dice que salen jugadores de la actual plantilla, pero nada se sabe de la llegada de fichajes. Ellos sabrán (sobre los nuevos propietarios). El tiempo comienza a jugar en contra nuestra. Suponemos que en las próximas horas o en los próximos días empezarán a llegar futbolistas». El luso valoró también la euforia suscitada con la compra-venta del club. «Aquí la gente se ilusiona con poco porque la situación deportiva era muy complicada y el último año ha sido muy difícil. A ver qué pasa a partir de ahora», apuntó el portugués, que espera que se conforme un gran plantel para no pasar apuros esta temporada como en la anterior.

¿Quién ficha en el club?

Uno de los principales problemas para que aún no haya ninguna cara nueva en la actual plantilla malaguista reside en la inexistencia de una figura que entable las negociaciones a la hora de fichar. O al menos, no está definida la figura como tal.

Fernando Sanz, hasta la venta, era la persona que ultimaba cada una de las negociaciones. Era el encargado de finalizar las gestiones para fichar a los nuevos jugadores. Era el alma mater de la fabricación de la plantilla. Actualmente, el presidente malaguista hasta el 27 de julio está atado de pies y manos y su participación en la confección de la plantilla está siendo minoritaria.

Sandro, el único encargado en la dirección deportiva, recoge toda la información de jugadores que hay en el mercado y los ofrecimientos que van llegando, pero también está frenado. No tiene mando en plaza.

Jesualdo Ferreira es en teoría el hombre fuerte a la hora de decidir las incorporaciones, pero el nuevo técnico aún está pendiente de conocer el nivel exacto de su plantilla. Además, estos días ha estado de vacaciones, pero no por ello alejado del trabajo. El técnico habría estado estudiando la confección del nuevo plantel estos días junto a su hombre de confianza, previsiblemente su representante. El luso cuenta con el beneplácito de los altos cargos del club, que le dieron plenos poderes para hacer y deshacer, pero por el momento no hay novedades. Lo único cierto es que los fichajes se hacen de rogar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine