18 de junio de 2015
18.06.2015
Actualidad

La afición estalla contra la familia Al Thani

Los seguidores blanquiazules terminaron de explotar tras darse a conocer una foto de los ´Samus´ camino de Villarreal

18.06.2015 | 05:00
Nasser y Nayef Al Thani, hijos del jeque, en el palco.

¡La afición blanquiazul ya está harta! Y lo demuestra día tras día a través de las redes sociales. La ira de los seguidores malaguistas contra los propietarios del club, la familia Al Thani, volvió a desatarse en la tarde de ayer cuando salieron a la luz una fotos de Samuel García y Samu Castillejo en el aeropuerto de Málaga para embarcar hacia Valencia, donde han pernoctado para realizar hoy el pertinente reconocimiento médico y firmar con el Villarreal.

En tan solo dos días, la parroquia blanquiazul ha visto como se marchan de su club los tres mejores jugadores de la cantera, que tan importante han sido en la trayectoria del equipo esta temporada. El martes, fue Juanmi el que se marchó oficialmente al Southampton inglés y ya hoy podría hacerse oficial el traspaso conjunto de los ´Samus´ al «submarino amarillo».

Y puede ser la gota que colme el vaso. Las redes sociales se poblaron ayer de cientos y cientos de menciones hacia el dueño de la entidad, el jeque Al Thani, y su hijo Nasser, nuevo vicepresidente de la entidad, por la gestión que están haciendo en el club de un tiempo a esta parte. Y solo una semana después de haberse negado a vender el club a un consorcio chino, que parecía apostar muy fuerte por el club de Martiricos, además de prometer una inversión inminente.

Pues esa inversión prometida no ha llegado y ha desembocado en la venta a precio de saldo, sobre todo de los ´Samus´, de tres de los valores de La Academia blanquiazul, con la consecuente indignación de la hincha malaguista, que está hasta el «gorro» de promesas incumplidas y de ver que año tras año se van del equipo jugadores muy importantes.

Algunos reclaman insistentemente en sus mensajes a la familia Al Thani la inversión prometida, y que parece que no va a llegar; otros muchos directamente le piden que se echen a un lado y venden el club dejando paso a otro inversor que pueda apostar seriamente por el conjunto blanquiazul, mientras que otros tantos se dedican a «piropear», con más o menos arte, a los mandatarios con calificativos, o mejor dicho descalificativos, impublicables.

En definitiva, la afición blanquiazul ya no aguanta más. Y no se refleja solo echando vistazo a las redes sociales, sino también en el número de abonados que han renovado su carné de cara a la próxima temporada. Tan solo unos 4.000 malaguistas han prorrogado su fidelidad al club en los primeros 17 días de campaña de abonados. Veremos con que cifra se concluye dicha fase del verano, el próximo 4 de julio. Pero por ahora parece que el bajón en las gradas de Martiricos va a ser considerable de cara a la próxima temporada -aunque el equipo y los jugadores que vengan no tienen la culpa y la afición debería demostrar que está también en los malos momentos-.

El verano va a ser largo. Ya se ha ido Juanmi, la venta de Samuel y Castillejo está a punto de consumarse y todavía quedan dos meses para iniciar la Liga BBVA en los que la afición blanquiazul podría recibir algún que otro revés más. Lo único que está claro es que los aficionados costasoleños ya se han posicionado en contra de la familia Al Thani, que ha perdido toda la credibilidad con sus continuas promesas incumplidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes