23 de junio de 2015
23.06.2015
Actualidad

La Liga le rebaja el tope salarial al Málaga y el club lucha por mantenerlo

La LFP ya le ha comunicado a los directivos blanquiazules que, tras la reducción de masa salarial en la plantilla con la salida de importantes fichas como la de Sergio Sánchez o Santa Cruz, su tope salarial será inferior a los 27,5 millones del curso pasado

23.06.2015 | 05:00
Amrabat pasará a ser el jugador más caro de la plantilla.

El músculo del Málaga CF se debilita. O al menos, su límite es inferior al del curso pasado. Si días atrás se apuntaba con la posibilidad de que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) bajase el tope salarial al club de Martiricos, las noticias recogidas en los últimos días y confirmadas tras la Asamblea General de clubes celebrada la semana pasada en Villarreal no son nada halagüeñas, ya que la Liga le ha comunicado al club blanquiazul que deberá rebajar sus pretensiones económicas.

Es decir, que la plantilla del Málaga CF deberá tener un coste global menor que el que tenía el curso pasado –27,5 millones de euros–. Puede parecer a priori una buena noticia para un club con problemas económicos como la entidad de Martiricos, pero esto supone un lastre en la planificación deportiva del plantel para el curso 2015/16, ya que debe amoldarse a unos precios inferiores al curso pasado.

En el seno del Málaga CF ya temían que esta situación podría darse. Sobre todo por la reducción de masa salarial que el club ha tenido en las últimas fechas. La marcha de hombres que tenían fichas elevadas como Santa Cruz o ahora Sergio Sánchez, además de la renegociación del contrato de Kameni, supone una importante rebaja del músculo salarial.

No en vano, el tope salarial de cada club se calcula conforme a un presupuesto de ingresos basados en la información histórica y contratos recientes. Además, la Liga recopila la información de toda la temporada con una proyección de reducción de gastos no deportivos. Con todos estos datos, la LFP, de la mano del Consejo Superior de Deportes (CSD) impone a cada club el límite del coste de la plantilla, que no debe rebasar el 70 por ciento de todos los ingresos del club.

Unos ingresos que a día de hoy son mínimos, ya que la campaña de abonados está sufriendo un duro revés, se está negociando el nuevo contrato televisivo y el club no tiene patrocinador principal. Una falta de inyección que podría verse paliada si Al-Thani diese un paso al frente, algo que casi no se contempla en los despachos de la entidad.

Sin embargo, el club quiere, al menos, mantener los 27,5 millones de euros que tenía el curso pasado. Los motivos son lógicos, ya que este curso también comenzarán a aplicarse muchas de las revisiones de contrato que se llevaron a cabo el curso pasado. Si la temporada pasada el Málaga CF ya estaba al límite del tope salarial, este curso debe hilar muy fino para no superarlo. Se espera la contratación de Amrabat, que tendrá una de las fichas más altas de la plantilla. También hay «hueco» para Javi Guerra, que si recala en Martiricos vendría de renunciar a un gran contrato en el Cardiff. E incluso algunos movimientos de mercado no muy costosos pero que acaban sumando.

Superarlo, desde luego, tendría unas consecuencias drásticas para el club, tal y como le sucedió el curso pasado a Pedro León en el Getafe, que no contó con ficha durante buena parte del curso hasta que llevó su caso a la justicia ordinaria. Incluso los estatutos de la Liga contemplan descensos administrativos, deducción de puntos o multas económicas.

El club aún se agarra a un nuevo patrocinio, lo que haría revisar el tope salarial de la entidad. La camiseta blanquiazul aún no cuenta con patrocinador y de encontrar un espónsor, el 70 por ciento de esos ingresos repercutirían en el tope salarial. El club trabaja estos días para encontrar ese esperado patrocinio, pero no es tarea fácil. Hay que recordar que los empresarios chinos barajaban un patrocinio de 4,5 millones de euros. Un extremo al que ya no se llegará.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes