24 de febrero de 2018
24.02.2018
Entrevista a Ignasi Miquel

"No me arrepiento para nada de haber venido al Málaga"

El central catalán, que fue el primer fichaje invernal del Málaga y que llegó de Segunda División, está siendo tras sólo ocho partidos en Primera División uno de los jugadores más destacados en las últimas fechas. Confía en la remontada, asegura que no se habla de Segunda en el vestuario y también habla de su futuro

24.02.2018 | 05:00
"No me arrepiento para nada de haber venido al Málaga"
Ignasi Miquel posa en el Estadio de Atletismo tras un entrenamiento con el Málaga CF.

Ignasi Miquel Pons (Corbera de Llobregat, Barcelona, 28 de septiembre de 1992) ha caído de pie en Málaga. El central, sobrio y con calidad, es una de las noticias positivas en este mar de negatividad en la que está sumido el Málaga CF. Un defensa de garantías para muchos años que está debutando en la máxima categoría del fútbol español, aunque su futuro, como el de toda la plantilla, está envuelto en una neblina por culpa del posible descenso a Segunda.

Sin embargo, Miquel asegura que en el vestuario hay optimismo. Que la derrota contra el Valencia, lejos de hundir, ha unido. Y que las sensaciones distan mucho de ser las de un equipo colista y desahuciado. En San Mamés, en cualquier caso, no estará para buscar esa victoria que cambie la dinámica de una vez por todas.

¿Cómo está siendo su experiencia en Primera División?
De momento buena, porque jugar siempre es bueno. Llevaba un par de años en Segunda, di el paso a Primera. Y tienes esa sensación de cómo te vas a encontrar. Pero yo me estoy encontrando bien, con mucho margen de mejora, creo yo. Pero personalmente muy bien. Colectivamente en el equipo estamos en una situación muy difícil. Pero cuando mejoras es porque has trabajado para subir el nivel.

Viéndole jugar, parece que le ha llegado algo tarde este salto a Primera División.
Ha llegado cuando tenía que llegar. Es verdad que empecé muy joven con muchas oportunidades. En la Premier debuté temprano, jugué 15 partidos con el Arsenal con 21 años. Después estuve año y medio muy malo. Eso, quieras que no, con esa edad, con 22 años es difícil. Buscaba continuidad, minutos, y tuve que volver a Segunda para buscar minutos de juego. Al final te das cuenta que jugando ves como estás demostrando nivel para dar el salto a Primera. Pero me tocaron dos años en vez de uno. Es experiencia, son partidos. Con 25 años estás en Primera y ojalá que sean muchos más. Y con esa ambición de seguir creciendo.
¿Hay mucha diferencia con Segunda o incluso con la Premier League?
Con Segunda está claro que sí, sobre todo la calidad. Y con la Premier, pues sí hay diferencia. Aquí es más táctico, más balón, más movimiento. Y en la Premier es más físico, más movimiento, más idas y venidas. Los últimos minutos es un correcalles porque los equipos siempre quieren marcar. Difícilmente hay empates sin goles, hay más intensidad. Aquí premia mantener la portería a cero. La diferencia existe, pero jugar cualquiera de las dos es muy bonito. Puede que sufra más un defensa en la Premier.
Comentó en su presentación que venir a Málaga era una oportunidad que no podía dejar escapar. ¿Tres meses después, se arrepiente de haber fichado?
Para nada. La verdad es que la situación es la peor que podía imaginar en ese momento, pero para nada. Te das cuenta que estás en un equipo que está compitiendo para poder ganar. Nos merecemos más de los resultados que han llegado. Somos un equipo que no se rinde, que sigue. Estoy teniendo minutos y al final es lo que también buscaba. No quería un equipo que con dos derrotas ya se dejase llevar. Un equipo que compitiese y que pudiera tener minutos. Lo estoy teniendo y para mí es satisfactorio. Claro que quieres que el equipo le de la vuelta y que empiece a ganar, pero personalmente no me arrepiento para nada porque era un paso que tenía que hacer. En Lugo yo estaba muy bien, una campaña muy bonita, pero al final uno tiene la ilusión y la ambición de seguir creciendo. Y al final, por distintas cosas, pues me parecía que era adecuado para mí.
El Lugo se ha caído un poco en la clasificación. Ahora es séptimo y cuando usted se fue era segundo. ¿Lo sigue?
Sí. Creo que hicimos la mejor primera vuelta de la historia del Lugo. En el vestuario estábamos fenomenal y sigo en contacto con muchos de ellos. Han bajado pero así es la Segunda. Haces un par de partidos malos y los de atrás puntúan€ Luego ganas tres seguidos y te pones ahí. Menos el Huesca, que sigue ahí y que está despuntando, los demás están ahí. Hay posibilidades para meterse.
Es una categoría muy complicada la Segunda División...
Y muy larga. Y al final, la constancia y saber pasar el bache, que todos los equipos lo pasan. Es muy complicada. Ves que cualquier equipo le saca puntos a otro rival. El último va al campo del primero y lo gana€ Es una Liga que hay que saber ir partido a partido. No dejarte llevar por la buena dinámica. Porque puedes perder tres partidos y verte más cerca del descenso y entra esa angustia.

Usted es una clara demostración de que un jugador de Segunda puede hacerlo muy bien en Primera, pero que viceversa puede ser más complicado...
Sí que se ve que el paso de Segunda a Primera para algunos jugadores sí están preparados. Hacen buenas campañas y es crecer. Eso pasa a menudo. Cada año hay jugadores que sí y a otros les cuesta más. Pero es verdad que de Primera a Segunda cuesta más. El cambio de ritmo. A veces cuesta a jugadores adaptarse. Se pudo ver el año pasado al Rayo o al Getafe, que incluso cambió de entrenador. Sí que cuesta más. La intensidad cambia y eso se nota.
¿Se habla de Segunda División en el vestuario?
La verdad es que no. No se habla porque te ves que no estás ahí para nada. Ves que estás compitiendo, que mereces ganar. Te podías ver a menos puntos y eso cambiaría mucho la manera de ver la clasificación. No se ve para nada. El trabajo, aunque nos falta mucho, aunque nos falta ganar y seguir, pero la victoria tiene que llegar. Lo merecemos y estamos demostrando que estamos preparados para ello.

¿Creen de verdad en la salvación?
Nosotros creemos que podemos ganar. Y sabemos que si ganamos, no sólo el vestuario, el entorno también va a ser positivo. El sábado pasado se vio que la afición estaba con nosotros. Ves al equipo y no parece que vaya último a siete puntos de la permanencia, al revés, parece que estamos luchando para algo más. Por eso no debemos bajar el espíritu, eso es lo que nos puede dar los puntos.

¿Qué tecla ha tocado José González para que parezca que el equipo defiende mejor?
Al final a veces pequeños cambios o algunos más grandes ayudan. Y cuando entras en una dinámica con una persona, cambiar puede ayudar. Se ve mucho en el fútbol. Con algunos cambios puede generar otra actitud. No sé cómo decirlo. Pero claro que José ha tocado cosas, defensivamente estamos más sólidos, nos generan poco, también nos cuesta llegar a arriba. Cada partido tenemos nuestras dos o tres oportunidades de marcar y esas son las que tenemos que aprovechar. El cambio sí que se ve y también se nota que estamos más agresivos, que hay menos espacios y que estamos bien trabajados. Esas son cosas que se ven.

Después del varapalo del pasado sábado, da la sensación de que en la plantilla ha sacado conclusiones positivas de la derrota con el Valencia.
Por supuesto. Si piensas que no te anulan el gol, con 2-0, era ya muy difícil que nos remontasen. Por la sensación, por saber que lo tenemos controlado. Dimos la sensación de que íbamos a ganar. Pero luego el córner, el contraataque€ Pero la sensación es buena, que contra un señor Valencia que iba tercero estuvimos luchando y fuimos superiores durante buena parte del encuentro. Si hubiéramos ganado, pues la sensación habría sido diferente. Pero no cambia nada. Ese día y el siguiente estuvimos tocados, pero después ya pensamos en ir a Bilbao a competir y en pensar en ganar. No es imposible.

Su acción de la expulsión...
Sí, voy a agarrarlo porque entraba solo, el control era muy bueno y tenía muchas opciones de marcar. Sé que la normativa ha cambiado, pero dice que el defensor tiene que ir a por el balón.

Fue el primer fichaje invernal y se ya se le ve completamente adaptado. ¿Cómo está viendo al resto de compañeros que llegaron en enero?
Es complicado. La suerte que tuve es que llegué tras estar jugando. Jugar con un equipo siempre te ayuda a adaptarte mejor. Todo el mundo se entiende mejor. Los jugadores que están aquí están compitiendo el día a día. A algunos les ha costado un poco más por el idioma o por estar tiempo sin competir. Pero todo el mundo que está entrando está dando nivel y rendimiento. Mejorar podemos hacerlo todos, pero los que han llegado están aportando.

Ha subido este año de Segunda a Primera. En el caso hipotético y no deseado de que el Málaga descienda, ¿se ve jugando de nuevo en la categoría de plata?
Eso son cosas que se tienen que ver. No quiero pensar de momento en eso porque sólo veo al Málaga en Primera. Cuando un equipo desciende pasan muchas cosas y no cierro las puertas a nada. Y como no se sabe, no se puede hablar. Mi mentalidad es luchar para que el equipo se quede en Primera, que es lo que ahora mismo necesita.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine