11 de octubre de 2018
11.10.2018
La Opinión de Málaga
Filial

La crisis en el Atlético Malagueño se lleva por delante a Dely Valdés

El técnico panameño puso su cargo a disposición del club el pasado domingo y los dirigentes han decidido prescindir de sus servicios tras ser colista sin puntuar en siete jornadas - Se abre el abanico de opciones para elegir a su sustituto

11.10.2018 | 05:00
Dely Valdés, tras caer el pasado domingo ante el Cartagena en los Campos de la Federación.

Era un destino que parecía inevitable. Y es que Dely Valdés ya es pasado en el Málaga CF. El entrenador panameño ha sido engullido por los malos resultados cosechados por el Atlético Malagueño en este arranque de campeonato y ya no es entrenador del conjunto filial. Un desenlace esperado ya que los blanquiazules no habían conseguido ni puntuar tras siete jornadas de Liga en el Grupo IV de Segunda División B.

El rumor tomo cuerpo ayer por la mañana, una vez que el técnico ya se había despedido de la plantilla del filial. Pocas horas después el Málaga CF hizo oficial la salida del entrenador, confirmando que tras poner su cargo a disposición de la entidad el pasado domingo por la tarde, el club había decidido prescindir de sus servicios, por lo que Dely Valdés ya no es entrenador del conjunto malaguista.

Es, sin duda, la principal víctima de una pésima planificación deportiva y de un peor arranque liguero. La situación en el filial, que en cualquier caso está para surtir al primer equipo de efectivos y ese objetivo lo está cumpliendo a la perfección con Harper, Hicham, Iván Rodríguez e incluso Mula, deportivamente es grave. Cuenta con una plantilla reducida de 22 jugadores, con muchos que desconocen la categoría, con sólo tres refuerzos -Grasa, Joel y Bare-, y con mucha juventud en sus filas para una Liga exigente y muy competitiva.

Tras un verano donde el descenso del Málaga CF de categoría y los cambios en la dirección deportiva del club y de La Academia han sido sumamente tardíos, el filial se ha visto sumamente salpicado. Con la salida de jugadores importantes, sus ausencias no han sido repuesta. «No es de buen gusto que un compañero marche. Julio puso su cargo a disposición del club, se analizó y se aceptó esa propuesta en estos días, entre el lunes y el martes. Me sorprendió, confiábamos en Julio, pero la verdad es que los resultados no han acompañado y eso ha supuesto un peso importante. El inicio no ha sido bueno y los números lo demuestran. Pero todos somos conscientes de que hay muchos jugadores en la primera plantilla y la verdad es que el filial ha dado muchos puntos al primer equipo este año. No tener fichas ha condicionado bastante la planificación de la temporada, pero ahora intentaremos reconducirlo», apuntó ayer Rafa Gil en los micrófonos de La Jugada Málaga, en Canal Sur.

Ahora se abre un nuevo escenario para intentar cambiar la malísima dinámica que atraviesa el conjunto malaguista. La derrota del pasado domingo en los Campos de la Federación ante el Cartagena (0-2) fraguada en los últimos compases del partido ha sido el último capítulo del panameño, que pese a todo es historia del club blanquiazul. Su sustituto aún no ha trascendido -una de las opciones es Francis Bravo, entrenador del Juvenil de División de Honor-, pero el equipo deberá hacer frente a un duro compromiso, la visita al UCAM Murcia -segundo clasificado- el domingo a las 17.30 horas.

«La idea es alguien que conozca la categoría, que siga formando a los chavales para que lleguen bien al primer equipo, que ése es el objetivo fundamental de La Academia. De momento, mucha tranquilidad y ver cual puede ser la mejor opción. Y tomar una decisión estos días. De momento no hay entrenador, está el cuerpo técnico que entrenaba con Julio, y será Zeus, su segundo, el que dirija a su equipo si no hay novedad», dijo Gil.

«Estamos valorando todas las opciones. Bravo es un entrenador que tiene posibilidades, está con nosotros. Pero tenemos que valorar varios aspectos», comentó sobre el malagueño.

Hay que recordar que Dely Valdés tomó las riendas del filial a mediados del curso pasado tras la destitución de Manel Ruano como entrenador. Su buen trabajo en el banquillo sirvió para conseguir el ansiado ascenso de Tercera a Segunda B, tras una década de espera. Pese a que fue renovado este verano hasta junio de 2020, los números se han llevado por delante al panameño. Sin embargo, la crisis aún continúa y queda ver la ficha que mueve el club al respecto para mantener con 'vida' la joya de la corona de La Academia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes