25 de enero de 2019
25.01.2019
Entrevista a Álex Mula

"En verano vi cosas que no me gustaron, pero ahora quiero ser alguien importante en el Málaga"

Es canterano, y aunque lleve dorsal del filial, el catalán pero malagueño de adopción se siente al 100 por 100 jugador del primer equipo. Vuelve tras pasar un calvario por una complicación tras ser operado del menisco de su pierna izquierda y de estar cuatro meses en el dique seco

25.01.2019 | 05:00
Mula, tras cuatro meses de calvario, ha recuperado la sonrisa.

Pasó 21 días hospitalizado y confiesa que cuando le dieron el alta prácticamente no podía andar. Ahora, tras varias semanas entrenando al mismo nivel que sus compañeros, asegura que es el momento de aportar su granito de arena en busca del objetivo: el ascenso.

Álex Mula (Barcelona, 23 de julio de 1996) ha experimentado a sus 22 años lo más crudo de en la vida de un futbolista: una grave lesión que se complicó y tras la que asomaron todos los fantasmas. Ahora, cuatro meses después, ya está a tope, no hay rastro de dolor en el menisco y espera volver a jugar mañana mismo ante el Tenerife, aunque para ello tiene que ser Juan Ramón López Muñiz el que dé el paso al frente.

¿Cómo está, tanto física como mentalmente?
Lo mejor de todo es que estoy ya con el equipo. Físicamente estoy bastante bien, con muy buenas sensaciones y cada día que pasa me encuentro mejor.

¿Se ve para jugar ya ante el Tenerife?
Sí, por supuesto. Si el míster contara conmigo para el partido contra el Tenerife estaría preparado para jugar.

Viene de cuatro meses fuera, ¿para cuánto tiempo está para jugar máximo nivel?
Bueno, la idea es ir entrando poco a poco, pero si el míster me requiere para jugar 90 minutos yo los jugaría, estoy dispuesto. Pero la idea es ir poco a poco.

¿Qué ha hablado con Muñiz una vez que ya ha vuelto a ser uno más?
Todo el equipo está a muerte con el míster. Él se preocupa mucho por la situación de cada uno. Me comentó que su idea es que fuera entrando poco a poco. Primero en los entrenamientos de menos a más. Ya estoy entrenando al mismo ritmo que mis compañeros y es cuestión de que él vea claro que puedo entrar en una convocatoria, ponerme a jugar y empezar a coger ritmo de competición.

Volver en Tenerife sería un poco cerrar el círculo. Jugó allí la pasada temporada y se lesionó precisamente contra ellos...
Es una situación curiosa. Son cosas que trae el fútbol. Ojalá si pudiera ir a Tenerife, si el míster lo considera oportuno, poder cerrar el círculo y dejar olvidado todo lo malo que ha pasado durante estos cuatro meses. Quiero que todo se quede ya atrás y que empiece para mí una nueva temporada y poder ayudar al equipo.

¿Tiene ansiedad por volver a vestirse de corto en partido oficial?
Es difícil, se lleva mal, porque tengo muchas ganas de competir por el equipo y volver y ayudar. Uno lo que quiere es tener minutos lo antes posible. Es bastante difícil gestionar las ganas, pero sé que tengo que estar tranquilo y que el míster poco a poco me va a dar la oportunidad.

¿Cómo han sido estos cuatro meses?
Muy duros. Pensábamos que iban a ser dos meses de baja y al final salió mal porque se infectó toda la pierna tras la operación. Estuve 21 días ingresado en el hospital, que aunque parece poco me quedé físicamente fatal, con muchos fármacos. Ahora que ya he vuelto a la dinámica del equipo no te das cuenta de todo el tiempo que has estado para llegar aquí, que no podía ni caminar. Ahora es una alegría estar con el equipo.

Cuando se complicó todo por la infección tras la operación, ¿en algún momento temió por su carrera deportiva?
En ese momento no era consciente de la gravedad del asunto, pensaba que iba a ir todo mucho más rápido y ya está. Después, cuando empecé la recuperación en el gimnasio y con el equipo me di cuenta de lo grave que había sido. Hemos trabajado mucho para que esos dolores y esas molestias desaparezcan. A día de hoy puedo decir que estoy perfectamente y no tengo ninguna molestia.

Es usted muy joven y es la primera lesión grave que sufre, ¿cómo se ve el fútbol desde la barrera y sin poder ayudar?
Es casi peor, porque tienes la necesidad de estar con ellos, de ayudar al equipo y estás fuera y no puedes hacer nada. Los nervios te comen por dentro y deseando volver cuanto antes. El no poder estar te genera mucha ansiedad y rabia.

¿Quién ha sido su principal pilar en estos meses?
Mi mujer. Ella estuvo todos los días en el hospital a mi lado. Ella ha sido la que ha estado siempre ayudándome, apoyándome y ella es mi fuerza.

¿Y dentro del equipo?
Creo que todos, cada uno a su manera. Somos un vestuario muy bueno, nos llevamos bastante bien y tratamos de ayudarnos entre nosotros. No dejamos a los lesionados a un lado.

¿Ha sentido que la afición le ha echado de menos?
Sí, sí. Siempre mandan mensajes de ánimo, de apoyo por redes sociales diciéndome que me quieren ver ya en el equipo. Yo desde aquí quiero agradecer a todos el apoyo y decir que lo voy a dar todo para devolver el cariño.

Antes de lesionarse el verano fue complicado para usted e incluso estuvo cerca de marcharse al Deportivo de La Coruña...
Mi intención desde el primer día de pretemporada era la de quedarme en Málaga porque soy malaguista y es el equipo que me ha dado la oportunidad. Mi ilusión era la de volver aquí, triunfar y ayudar a conseguir el ascenso. Pero vi cosas que no me gustaron en pretemporada, muchos fichajes en mi posición y simplemente el Dépor se interesó por mí. Buscamos una salida que al final no se produjo. Yo quería ser importante, al final me quedé y quiero ser importante en el Málaga.

Pero la competencia sigue siendo la misma...
Yo voy a seguir trabajando y entrenando de la misma manera que lo hice cuando me gané un puesto contra el Tenerife en la jornada 5. Si estamos todos por igual, con trabajo, puedo ganarme un sitio en el once. Simplemente tengo que trabajar y esperar la oportunidad del míster que seguro que llega.

¿Cómo ve que el entrenador haya pedido el fichaje de otro jugador de banda?
Habrá más competencia. El club está buscando la máxima competencia en todos los puestos y creen que es importante tener a buenos jugadores en banda. Somos muchos pero si vienen más será bueno porque habrá más prestaciones para el equipo.

Queda menos de una semana para el cierre del mercado, ¿si llega un equipo con la intención de fichar a Álex Mula contemplaría la opción de irse?
Equipos han venido, incluso estando lesionado y he dicho que no. Yo quiero seguir en Málaga, ayudar en lo que pueda. Quiero ser importante en el Málaga y esa es mi intención.

¿Aunque tenga ficha del filial es a todos los efectos jugador de la primera plantilla?
Es un tema más del club y cosas que no podemos controlar nosotros. Yo soy jugador de la primera plantilla.

¿Y si el club le reclama para echar una mano con el filial?
No, no, para nada, yo soy jugador del primer equipo.

Vuelve a Tenerife, donde estuvo cedido media temporada y donde volvió a sonreír...
Fue pasar del negro al blanco. De las malas sensaciones que teníamos en el Málaga, la mala dinámica, no nos salía nada y llegar allí y relajarte. En Tenerife no había la tensión que teníamos aquí por las circunstancias. Todo lo que aquí chutabas y no entraba allí entraba todo. Iba todo bien, un contraste de dinámicas muy fuerte y un periodo que a mí me vino fenomenal.

Jugó muchos minutos y conoció la categoría, ¿esa experiencia la puede poner ahora al servicio del Málaga?
Me ayudó mucho el irme. Hice bien, si no me hubiera ido a Tenerife en enero y me hubiese quedado en Málaga sin jugar este año no habría tenido opciones de estar aquí. Fue muy positivo, me trataron muy bien y guardo un recuerdo muy bonito.

¿Ha hablado ya con algún excompañero del Tenerife?
Aún no. Solemos hablar cuando nos vemos en el campo. Allí tengo muy buenos amigos como Jorge, el central, y ya habrá tiempo de saludarle.

¿Qué piensa cuando escucha que el Málaga juega mal?
Tenemos nuestro estilo de juego y vamos a muerte con ello, es lo que el míster nos pide y trabajamos día a día. Creo que no es que juguemos mal, de hecho creo que jugamos bien porque sacamos gran provecho de esa manera de jugar, ahí están los números y los resultados. No es muy vistoso quizás, pero sí muy eficaz y es con lo que estamos muy a gusto.

¿Le falta gol al Málaga?
Es verdad que estamos teniendo suerte y rentabilizando las ocasiones que tenemos, pero siempre hay necesidad de gol. Tenemos que ser un equipo más goleador para no sufrir tanto en los partidos.

¿Son bajas muy sensibles Munir y N'Diaye cuando se marchen a la Copa África?
Vamos a intentar que sus ausencias se noten lo menos posible, pero sí es cierto que quien te diga que no, miente. Son dos jugadores que son dos pilares del equipo y sustituirlos va a ser difícil. Tenemos jugadores de nivel que seguro que lo van a hacer genial.

¿Se ve jugando el año que viene con el Málaga en Primera?
Ojalá. Sería lo mejor. Pero como el míster dice hay que ir paso a paso, ganar todos los partidos, ser muy regulares y estar ahí. Aún queda mucho y no ha empezado lo bueno.

¿Cree que esta temporada la Segunda División es más competitiva que la pasada?
Creo que sí. Hay más equipos con objetivos ambiciosos, con más obligaciones y más nivel. Arriba hay equipos con mucha calidad y una igualdad que el año pasado no había. Ahora, el sexto gana dos partidos y se mete en ascenso directo. Se nota la competencia dura que hay. Ganar dos partidos te da la vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes