08 de febrero de 2019
08.02.2019
Actualidad

Muñiz arenga al malaguismo

El entrenador, en una extensa rueda de prensa, pide por enésima vez el apoyo de la afición en La Rosaleda

08.02.2019 | 14:12
Muñiz arenga al malaguismo

Juan Ramón López Muñiz, entrenador del Málaga CF, aprovechó la comparecencia de prensa previa al duelo contra Las Palmas para mandar un mensaje de ayuda a la afición, después de ver cómo la afluencia a La Rosaleda ha ido disminuyendo de forma alarmante durante los últimos partidos. El asturiano, en un discurso preparado, quiso arengar al malaguismo y hacerle saber a los hinchas la importancia que tienen para el equipo. Un mensaje que se viene reiterando en las últimas semanas y que en esta ocasión tuvo un tono más incisivo. Además, también dio un toque de atención a jugadores como Ontiveros y Jack Harper ante sus últimas declaraciones públicas y ensalzó a Diego González.

Pero lo que más preocupa al asturiano es la baja afluencia de público. «Necesitamos a todo el mundo. Tenemos el objetivo al alcance, al principio nadie daba un duro por nosotros. ¿Por qué no empezamos a construir y ponemos ladrillos más sólidos? Buscamos cosas donde no las hay. Hay trabajo, honradez y compromiso y nadie va a escatimar esfuerzos. Queremos que nos saque de apuros La Rosaleda. Estamos mucho más cerca que antes. 44 puntos y estamos 24 partidos más cerca que antes. En otras ciudades la gente lleva en volandas al equipo. Queremos que La Rosaleda sea un campo que intimide y el equipo vuele. Jugamos mejor con animación que con crispación. No hay que crisparse cuando el rival juega cerca de tu área», expresó Muñiz en primera instancia.

Además, el técnico se refirió a la decepción de sus propios jugadores tras el empate ante el Almería de la semana pasada (1-1). «Hemos superado momentos muy difíciles y estamos en una situación privilegiada. No quiero que el jugador se vaya frustrado por lo que pueda oír o leer. Si llegamos a marcar el 2-0 hablamos del mejor partido de la temporada, con ese 2-0 hubiese sido el partido perfecto, pero llegan los minutos finales y llega el miedo a perder esos puntos. No deben irse decepcionados cuando hacen un trabajo bueno ni con sensación de fracaso cuando van primeros en la clasificación. Entré al vestuario tras el partido y tuve que preguntar si era verdad que éramos líderes en la clasificación».

Sobre el ambiente de los últimos minutos del derbi ante el Almería, el asturiano también tuvo quejas. «Quiero que los jugadores se encuentren lo más cómodos posible jugando, con el ambiente bueno se vienen arriba, cuando hay runrún ganando y quedando 5 minutos... Hay más optimismo en equipos que están en mitad de tabla. Estábamos 1-0 con un resultado que nos ponía líderes y había un ambiente difícil. Hay que tener ese apoyo para superar esos momentos y por eso llamo a la afición», insistió.

Por ello, quiso elogiar a los suyos y motivarles ante lo que se viene. «Desde el cuerpo técnico les apoyamos a muerte, y quiero que la afición haga igual. Viví una situación límite, con proceso concursal, con mucha gente sin cobrar, a punto de caer a Segunda B por todos los aspectos, deportivos y económicos, y vi una Rosaleda llena apoyando a su equipo a muerte. Me gustaría verla de nuevo con ese ánimo y ganas. No soy quién para mandar en la gente, pero veo que el equipo tiene más fácil conseguir cosas como la última vez que estuve, con una Rosaleda llena, que celebramos la permanencia en Segunda como si consiguiésemos la Champions, porque el club se iba y la ciudad sintió que era participe. El Málaga es más que Muñiz, Caminero o un jugador, las personas pasan, el club siempre queda», continuó.

El técnico, además de hacer referencia a las lesiones de Koné -pesimista con su recaída- y Luis Hernández -optimista con su regreso-, también habló de la situación que vive Boulahroud, que no ha podido regresar a Málaga. «Nos dijeron que se iba un día de descanso y que volvería al día siguiente... No sé cuándo volverá. Parece que ese papel no le permite volver. Ayer hablamos con él y no sabe qué pasa».

Además, dio un toque de atención a varios jugadores que se han salido del guión públicamente. Primero con Ontiveros, que reclamó salir de inicio. «Si Ontiveros quiere hablar conmigo, me llama y habla. He leído hoy que no le gusta ser revulsivo. La titularidad se gana. A mí lo que me gusta es que salga cuando salga haga lo que tenga que hacer para ayudar al equipo. Veremos si en los entrenamientos hace lo que tiene que hacer o no. Si él no juega, es que juega otro compañero. El puesto se gana currando, no hablando».

Sobre Harper, también se mojó. «Está haciendo una gran labor, no tengo nada que reprocharle desde pretemporada. Entiendo que tenga su situación personal, no entiendo tanto que se pida por prensa. Si él tiene que hablar algo con alguien, que lo hable e intente solucionar el problema. No es un tema que se tenga que hablar en los medios de comunicación, sino en los despachos. Hablar con Caminero es muy sencillo, siempre tiene la puerta abierta. Yo cuando quiero hablar con alguien le llamo, no lo veo eso de mandar mensajes en prensa».

Y por último, ensalzó a Diego González, que rechazó una importante oferta para salir en el último día de mercado. «Me gusta que haya jugadores con esa implicación, que quieran quedarse. El Málaga es un gran equipo, un gran club, una gran ciudad. Venir a Málaga y no marcharse es muy fácil, te sientes a gusto y estamos en un gran club, eso toda España lo sabe. El equipo tiene grandes retos por delante y Diego los ha querido afrontar. Se lo agradezco como profesional y como compañero».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes