11 de marzo de 2019
11.03.2019
Liga 123

Un partido para valientes

El conjunto blanquiazul está obligado a ganar para recortar distancias con el Osasuna y para acabar con la racha de dos partidos sin ganar - Muñiz dará hoy la convocatoria pero espera que puedan estar recuperados Adrián, Pau Torres e Iván Alejo

11.03.2019 | 05:00
La plantilla del Málaga CF, durante la sesión matinal de ayer en La Rosaleda.

Hay partidos y partidos. Y el de esta noche promete emociones fuertes en La Rosaleda (21.00 horas). Llega el líder a Martiricos, pero también un rival que dejó un regusto amargo en el partido de la primera vuelta por cómo se desarrollaron los acontecimientos. Llega también una oportunidad obligatoria para sumar en la clasificación y para equilibrar algo más la parte alta de la tabla. Hoy posiblemente no es una final, pero si el Málaga CF no detiene esta noche a Osasuna casi puede ir despidiéndose de dar caza a los rojillos ya que se quedarían a siete puntos más el average.

La Liga comienza a jugar sus cartas de una manera trascendental. El margen de error se reduce cada vez más y por ello el malaguismo tiene que ser consciente de la importancia del duelo contra los navarros. El líder llega a Málaga con una magnífica racha, iniciada cuando recibió en El Sadar al conjunto blanquiazul. De aquella remontada los rojillos cambiaron el chip y comenzaron a escalar. Ahora con líderes por derecho propio, con un juego intenso y ofensivo y ha ganado seis de los siete partidos que ha disputado en la segunda vuelta.

Pero vienen a Martiricos, donde el Málaga CF debe dar un paso al frente. Si los de Muñiz se muestran timoratos como en jornadas pasadas, las opciones de victoria se reducirán porque Osasuna no suele dejar rehenes y exprime al máximo sus virtudes.

Tiene a Roberto Torres en estado de gracia. Recupera a Rober Ibáñez y también a su delantero, Juan Muñoz, que fue baja la jornada pasada por sanción. Son un bloque compacto y amenazan con abrir brecha en la clasificación para dejar medio ascenso en el bolsillo. Abrirían una brecha importante unida al triunfo de anoche del Granada. Demasiada distancia en una Liga muy igualada.

Por eso el Málaga tiene que dar un paso la frente, mostrarse seguro y poderoso en su juego. Y, sobre todo, más ofensivo que en jornadas pasadas. Tiene Muñiz, sin embargo, demasiados frentes abiertos para conformar una convocatoria -dará la lista esta tarde tras el entrenamiento matinal- y también para conformar un once.

Hasta hoy estará pendiente de los lesionados. O mejor dicho, de los tocados, ya que tiene varios y pueden llegar al partido de esta noche. Adrián es uno de ellos, aunque la mejoría de su lumbalgia mostrada en las últimas sesiones hace ser optimista con él. Iván Alejo es otro. El vallisoletano se ejercitó ayer tras superar, teóricamente, unas molestias musculares en el adductor de su pierna derecha. Y también se ejercitó sin problemas Pau Torres, que el sábado debió parar por molestias en el pie. Más pesimismo hay con Dani Pacheco, que ayer no se ejercitó con el grupo y está descartado.

Pero Muñiz debe buscar algo más. El conjunto blanquiazul está casi obligado a ganar el encuentro ante los navarros para no perder comba. Y con el esperado plus de la afición, que volverá a dejar una buena entrada, los blanquiazules no pueden fallar. En juego hay media batalla por el ascenso. La Liga no espera a nadie y el Málaga CF debe subirse al vagón de los aspirantes de nuevo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes