22 de abril de 2019
22.04.2019
Plantilla

Los renacidos de Víctor

La llegada del técnico madrileño al banquillo blanquiazul no ha supuesto una revolución de nombres, pero sí ha beneficiado a varios jugadores - Lombán, Keidi Bare, Ontiveros, Renato y Blanco Leschuk, los que más rédito han sacado con este cambio

22.04.2019 | 05:00
Keidi, Blanco, Lombán, Ontiveros y Renato, celebrando el gol del marbellí.

La revolución silenciosa de Víctor Sánchez del Amo en el Málaga CF esconde varios nombres propios. Jugadores que o no estaban contando o no estaban explotando sus mejores virtudes en el conjunto blanquiazul. Un solo partido ha bastado para comparar que sus roles han mutado, han mejorado y han crecido de la mano del nuevo entrenador.

Los cambios de técnicos siempre generan movimientos. Y sólo quedaba esperar si Sánchez del Amo iba arrasar con el equipo que dejó Muñiz o si iba a tocar pequeñas piezas en busca de dejar su sello. Visto lo visto el pasado viernes en Alcorcón, todo hace indicar que su foco de acción está centrado en cambiar la mentalidad más que los nombres.

En cualquier caso, hay un nutrido grupo de jugadores que ha visto cómo su situación ha cambiado. Algunos han pasado del banquillo al once titular. Otros se han visto beneficiados por el cambio de ideario.

Lombán, Keidi Bare y Renato entraron directamente al once después de coquetear con el banquillo e incluso la grada. El cambio más notable es el del zaguero, que hasta la fecha sólo había disputado seis partidos y sólo dos de ellos como titular.

Víctor ha encontrado en el central asturiano a otro jugador para sacar el balón desde atrás con criterio, que se une a Pau Torres. Su pierna -es posiblemente el mejor lanzador de faltas del equipo, por delante de Pacheco o Renato- facilita evitar la presión rival y sacar el balón desde atrás jugado, dando más opciones de ataque al equipo blanquiazul.

El otro nombres es el de Keidi Bare. En las últimas semanas había quedado señalado por Muñiz, pese a que llegó a ser un soplo de aire fresco a comienzos de este 2019. Pero quedó señalado por varias actuaciones discretas, como la de Numancia o Granada, en las que se quedó en ambas en el banquillo al descanso.

El viernes tuvo una actuación notable, no sólo en la construcción, donde canalizó el juego ofensivo, sino también en el destructivo. Fue el jugador que más balones recuperó (11) y sostuvo al Málaga CF con acierto como único mediocentro puro, aunque ayudado por momentos por Adrián y N'Diaye, que jugaron más adelantados.

Otro renacido es Renato. El portugués ha estado todo el curso intermitente, siempre disperso y ajeno al fútbol español y más concretamente a Segunda División. El viernes dio un paso al frente. Se mostró más osado, con más intensidad y también con calidad. Su gol fue de muchos quilates y abre un futuro esperanzador.

Y es que las alas parecen haberse liberado con la llegada de Sánchez del Amo. Con la presión más alta y con menos metros que recorrer hacia atrás tienen más frescura en sus piernas. Es una de las claves del nuevo planteamiento, que las bandas comiencen a sumar. Y si Renato tuvo protagonismo, el mejor del partido fue Ontiveros. El marbellí marcó dos goles, participó en el Adrián y pudo marcar alguno que otro más en una noche memorable.

A Ontiveros no hace falta darle mucha confianza para que él se lo crea. Pero con el estado de ánimo elevado es un jugador diferencial. Su regate, su insistencia y su calidad serán el mejor arma blanquiazul para afrontar el tramo final de la temporada.

El último nombre en sonreír con la llegada de Víctor es Blanco Leschuk. El argentino ha estado acostumbrado a ser una isla jornada sí y jornada también. Tenía que bajar al centro del campo, recibir, pelearse con los defensas rivales y, si podía, intentar rematar y marcar.

Ahora Blanco Leschuk tiene compañía. Adrián y N'Diaye jugaron mucho más cerca de él. Y también la presencia en las bandas, más cerca del área, supone una descarga. Eso sin contar los centros que pondrán por uno u otro lado. Blanco el viernes no marcó, pero asistió dos goles. Su fútbol también va a crecer.

Perjudicados


Pero para que unos se beneficien otros deben salir perjudicados. Diego González, que no estaba teniendo un mal papel, se quedó en casa. Luis Hernández deberá esperar en el banquillo. Habrá que ver si Erik Morán, cuando se recupere, entra en juego. Mula y Alejo también han perdido fuelle. Y Seleznov sigue en el ostracismo en el que ya entró hace semanas. Ésta es la nueva vida con Víctor Sánchez del Amo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes