01 de diciembre de 2019
01.12.2019
La Opinión de Málaga
Problemas deportivos

Víctor Sánchez del Amo no da con la tecla

Tras 18 jornadas, la mejora del Málaga CF es tan discreta que no le permite desmarcarse de los puestos de descenso con contundencia

01.12.2019 | 05:00
El técnico del Málaga CF, durante el partido del viernes en Los Pajaritos.

Sí, la falta de gol sigue lastrando al Málaga CF, pero no es el único problema del conjunto de Martiricos. Y sí, la mala campaña de fichajes que se hizo este verano, los problemas extradeportivos y la inactividad del propietario Al-Thani más allá de sus clásicos tweets son más ingredientes que añadir al cazo de las preocupaciones blanquiazules. Pero, salvo varias salidas de relevancia, la plantilla con la que cuenta el cuerpo técnico malaguista a priori debería estar capacitada para estar en otra posición de la tabla.

Quitando a los tres equipos que han pasado en esta temporada de Primera a Segunda División (Girona, Rayo Vallecano y Huesca), el Málaga CF tiene la quinta plantilla en cuanto a valor del mercado, superando los once millones de euros. Pero está comprobado que, a lo largo de LaLiga SmartBank, cuenta más el rendimiento y el trabajo de campo que los cachés de los propios futbolistas.

Y eso es otra de las cuestiones en las que está fallando el conjunto costasoleño: la competitividad. Aunque ya el viernes ante el Numancia durante la segunda mitad el equipo empezó a dar leves señales de mejoría, sigue sin ser suficiente. Las dos victorias consecutivas que se lograron ante el Dépor en Riazor y en casa contra el Real Oviedo suenan lejanas, así que cada fin de semana toca estar pendientes de los rivales de la zona baja de la tabla para ver si el Málaga CF está o no en puestos de descenso a 2ªB. Los números no engañan: solo tres victorias en 18 partidos.

No todo puede achacarse a las limitaciones de los jugadores o a la falta de efectivos en determinadas posiciones del terreno de juego. Hay equipos que no son mejores que el Málaga CF, pero al menos saben rentabilizar mejor sus actuaciones.

Víctor Sánchez del Amo parecía que con el 4-4-2 con el que se consiguieron dos de las tres victorias de la temporada había encontrado el esquema y la organización para sacar partido a sus jugadores. Dos semanas duró la alegría, hasta llegar al Toralín. Desde ese momento, el equipo se ha instaurado en la apatía, apenas crean fútbol desde el centro del campo hacia delante y fallan los pases de los últimos metros. No hay continuidad ni ideas claras en el proyecto, y eso se hace también patente en el hecho de no haber repetido alineación en casi toda la temporada. Los errores son evidentes, cada semana se trabaja sobre ellos, pero las mejoras llegan a cuentagotas. El próximo viernes, nuevo reto en La Rosaleda ante un Tenerife que también está en horas bajas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes