21 de febrero de 2020
21.02.2020
Tribunales

Los Al-Thani recurrirán la administración judicial del Málaga y la fianza

Los abogados que defienden a la familia catarí consideran que las medidas adoptadas por la jueza son "desproporcionadas, prematuras y sin base legal que las sustente"

21.02.2020 | 12:04
Juicio por la demanda contra el jeque Al-Thani por el Málaga CF.

Los abogados que defienden a los miembros de la familia Al-Thani recurrirán ante la Audiencia de Málaga la decisión de la jueza de Instrucción número 14 de nombrar una administración judicial en el Málaga CF y de imponer a estos el pago de una fianza de 5,4 millones de euros.

Así lo han informado desde el bufete que representa legalmente al jeque Al-Thani, presidente del club, y sus tres hijos, miembros del consejo de administración, en la causa abierta tras la querella presentada por la Asociación de Pequeños Accionistas (APA) por los delitos de administración desleal y apropiación indebida --que se amplía a blanqueo de capitales--.

En este sentido, desde el despacho de abogados han indicado, a través de un comunicado, que se recurrirá en apelación los dos autos dictados por la jueza y comunicados este pasado jueves, solicitando que los recursos se tramiten con carácter urgente.

Han indicado que aunque los recursos de apelación no tienen efectos suspensivos en lo que respecta a la ejecución de ambas medidas cautelares, "se solicitará 'ad cautelam' que se suspenda la ejecución de las mismas, en tanto en cuanto la decisión del Juzgado de Instrucción número 14 de Málaga no sea firme".

Desde el bufete Baker McKenzie siguen considerando las medidas "desproporcionadas, prematuras y sin base legal que las sustente, sobre todo cuando obra en la causa un documento --elaborado por la Liga de Fútbol Profesional-- en el que se informa al juzgado de que el Málaga Club de Fútbol ha presentado un plan de viabilidad que podría solventar su situación".

La administración judicial se ha acordado por un periodo de seis meses y se podrá prorrogar, en su caso, de forma automática, por períodos iguales de seis meses. La jueza designó como administrador judicial a José María Muñoz Jiménez, que asumirá a partir de este viernes la gestión mercantil de las sociedades y deberá rendir cuenta al juzgado trimestralmente de cualquier incidencia.

En otro auto, la instructora precisa que la fianza de 5,4 millones de euros la deben prestar "en el plazo de una audiencia", con el fin de asegurar las eventuales responsabilidades pecuniarias derivadas de esta causa, advirtiendo de que de no constituirse "se procederá al embargo de bienes de su propiedad en cantidad suficiente para responder de las sumas".

El administrador tomará posesión a partir de este viernes y asumirá la gestión de la sociedad del Málaga y de Nas Football. A partir de esto, se producirá la remoción de todos los miembros del consejo de administración, incluido el presidente querellado y secretario no consejero, de ambas empresas; así como los testaferros y apoderados.

Asimismo, el administrador tendrá que colaborar en todo momento con el juzgado, además de que deberá emitir en tres meses un informe de la situación económica y contable de las entidades, incluyendo la gestión llevada a cabo por la administración cesada y estado actual.

La Fiscalía se mostró a favor de la administración judicial, al apuntar que el informe inicial remitido por el grupo encargado de la investigación apuntaba, tras el estudio de la contabilidad y otra documentación, a "la existencia de una actuación constante en el tiempo por parte de los querellados de ejercicio de poder desleal y abusivo en la gestión y dirección de la mencionada entidad".

La jueza señaló que el análisis de la documentación hace pensar que "de forma inicial y provisional" Nas Football es "una figura jurídica instrumental que solo sirve para tratar de ocultar y apantallar la persona física de su socio y administrador único, quien junto con sus hijos, se han servido en su propio y único beneficio, perjudicando de forma grave el patrimonio de la sociedad anónima".

Así, apuntó que indiciariamente las actividades en apariencia "fraudulentas y en perjuicio evidente de la sociedad deportiva, al menos en este momento procesal que es aún muy inicial, se sospecha que se habrían llevado a cabo a través de traspasos de efectivo y líquido entre sociedades pertenecientes a la familia Al-Thani, lo que ha implicado utilización indebida de fondos societarios para actividades privadas de los consejeros" de ambas sociedades.

Se indicaba en el auto que los querellados "han dispuesto, con apariencia indiciaria de fraudulencia, de bienes y derechos" del Málaga y firmaron en nombre del club y a favor de la entidad Nas Football varios préstamos, añadiendo que "existe documental que hace pensar de forma más que razonable que dichos préstamos vienen a encubrir salidas de efectivo de las dos sociedades para el pago de actividades privadas de los consejeros", poniendo como ejemplo "viajes, hoteles, agencias de viajes, viviendas particulares, adquisición de vehículos privados, etcétera...".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook