18 de septiembre de 2020
18.09.2020
La Opinión de Málaga
Mercado

Operaciones a contrarreloj

El equipo de Pellicer tiene muchas parcelas aún por reforzar, sobre todo ante la gran probabilidad de que en los próximos días se produzcan más bajas - Keidi Bare interesa también a varios clubes italianos y el portero Cristian Rivero se quedará en el Valencia

18.09.2020 | 05:00
Los nuevos jugadores de Pellicer continuan con buen ritmo su adaptación al esquema malaguista.

Cada semana el Málaga vive su particular cuenta atrás para ajustar cuentas y poder competir con una plantilla con el máximo número de efectivos posibles. El panorama cambia por momentos y si en el primer partido contra el Tenerife fueron 10 las novedades en el once blanquiazul (siete profesionales y tres canteranos), mañana frente al Castellón pueden haber otras caras nuevas. Entre ellas podrán estar el canterano Hicham, recuperándose progresivamente de sus molestias y Joaquín Matos, del que solo queda oficializar su inscripción en LaLiga como miembro del Málaga CF para esta temporada.

Los deberes se acumulan de aquí al 5 de octubre, cuando se cierre el mercado de fichajes y el ERE esté previsiblemente resuelto. La planificación está siendo todo un rompecabezas en una dirección deportiva que, según apuntaba hace unos días el administrador judicial, ha tenido que trabajar con tres posibles escenarios diferentes. Además de las labores que ya se sabían, en el Área Deportiva de Martiricos no pueden dejar ningún fleco suelto y todos los futbolistas que se marchen a última hora del buque malaguista -como ya ha pasado con Tete Morente y se espera que caiga alguno más- deben tener sus respectivos recambios, siempre dentro de los parámetros económicos marcados por LaLiga.

Los dos nuevos fichajes de esta semana, Matos y Jozabed, todavía no han sido inscritos oficialmente en el listado de profesionales de la patronal del fútbol español. Matos comenzó a entrenar el mismo día que se anunció su fichaje pero la incorporación de Jozabed al trabajo grupal a las órdenes de Pellicer se demorará un par de días de más. Antes de unirse al plantel, deberá pasar una segunda prueba PCR tal y como estipula el protocolo de LaLiga, de manera que no llegará a tiempo para vestirse de corto en Castalia.


Novedades del mercado


Ya sean altas o bajas, las dos semanas y media que quedan para cerrar plantillas se presentan frenéticas en las oficinas de La Rosaleda. Es cierto que a estas alturas se cuenta con más jugadores que en el mismo periodo del curso pasado, pero las dificultades económicas de la entidad siguen marcando el devenir deportivo del equipo de cara a la campaña 2020/21.

En el apartado de salidas, hay un nombre que lleva ya varios meses coqueteando con un futuro lejos de Martiricos: Keidi Bare. Además del Espanyol y de otros clubes de la categoría de plata, ahora según el diario italiano La Nazione varios clubes italianos le siguen la pista al centrocampista albanés. Para esta temporada, el Málaga obligatoriamente tendría que hacerle ficha profesional por su edad, algo que podría complicar su permanencia atendiendo al panorama actual del club.

En la lista de pretendientes lanzada por el diario toscano está en primer lugar el Pisa, seguido de Lecce y Salernitana (todos de Serie B) e incluido el Parma (Serie A). En Italia aseguran que el representante de Keidi ya ha tenido los primeros contactos y hasta una reunión con el director deportivo del Pisa. En las negociaciones el conjunto italiano prefiere una cesión con opción a compra, pero antes deben hacer hueco en el centro del campo y dar salida a un jugador para que el albanés ocupe su lugar.

Otro que parece caerse de los planes es Cristian Rivero, tercer portero del Valencia que tenía prácticamente cerrado el acuerdo para llegar a la disciplina malagueña en calidad de cedido. La lesión de Jasper Cillessen en el conjunto che ha supuesto una nueva oportunidad para el guardameta de la cantera valencianista. Prueba de ello es que ya ha sido inscrito como jugador del primer equipo, aprovechando así el voto de confianza después de haber sido renovado el invierno pasado hasta 2022. Más deberes para Manolo Gaspar y sus hombres, cada vez con menos margen de maniobra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook