Año nuevo y vida nueva sin perder el foco en la permanencia. El Málaga de Sergio Pellicer arranca el 2021 futbolístico esta tarde visitando al Albacete con la ilusión de seguir creciendo y sumando para dejar sellado lo antes posible el principal objetivo de la temporada, y a partir de ahí el límite lo pondrán los miembros del plantel costasoleño.

Tal y como advirtió el míster de Nules en la previa, la competición se reanuda después de un pequeño parón y el Málaga debe regresar a la senda victoriosa sumando en el Carlos Belmonte. Solo así el grupo podrá trabajar con la tranquilidad de estar en el buen camino para mantener la categoría lo antes posible.

Pese a que estrenemos año, el conjunto blanquiazul sigue padeciendo tener una plantilla corta. Es por eso que la sorpresa de esta jornada ha sido la entrada en la convocatoria del canterano Haitam, premio al buen rendimiento con el equipo juvenil malacitano y lo que lleva demostrado en los entrenamientos con el primer equipo.

En la enfermería siguen Pablo Chavarría, Matos, Hicham y Jozabed. Además, Pellicer tampoco podrá contar con el recién llegado Alexander González, a falta de solucionar los trámites burocráticos, ni con Josua Mejías, apartado.

Por último, Yanis Rahmani ha entrado en la convocatoria con la esperanza que de aquí al momento de jugar el encuentro se haya resuelto favorablemente el recurso de la polémica expulsión en el encuentro frente al Logroñés. De esta manera, Pellicer tendrá a su disposición 12 jugadores profesionales más los canteranos, a esperas de saber qué ocurre con el extremo francoargelino.

Por su parte, el Albacete también llega al partido con la imperiosa necesidad de puntuar para salir de los puestos de descenso, ya que a día de hoy es colista.

Tras el revuelo por la fiesta de Nochevieja en Marbella a la que acudió Josua Mejías, el club ha actuado en consecuencia y ayer se dieron a conocer las primeras consecuencias de su irresponsabilidad.

El primer castigo ha sido dejarlo fuera de la convocatoria para el choque de esta tarde en Albacete después de que el defensa vinotinto desoyera las indicaciones de la entidad de pasar las fiestas con grupos muy reducidos y con las pertinentes medidas de seguridad.

Además de su falta de disciplinaria para la presente jornada de Segunda División, desde ayer el jugador está entrenando al margen del grupo para cumplir con los protocolos de prevención y proteger al resto de sus compañeros. Aunque Mejías ya dio negativo en la última prueba, los resultados pueden variar en las próximas horas tras asistir a dicha fiesta. El lunes se realizará un nuevo test y, hasta que no se conozcan los resultados, seguirá trabajando en solitario.