Otra victoria que se le escapa al Málaga CF, y ya van unas pocas. Al término del choque liguero ante el Real Oviedo, Sergio Pellicer compareció en rueda de prensa para analizar el partido que suponía el final de la primera vuelta de la competición.

"El partido ha sido como un combate de boxeo. Hemos iniciado muy bien, con transiciones y jugando en campo rival, en un balón parado ha llegado el gol. Nos ha faltado el último pase y el último tiro en las zonas de finalización", comenzaba el míster.

Asimismo, destacó que en el inicio de la segunda parte y antes de que el Oviedo pusiera las tablas, "hemos tenido una acción de transición cada equipo. Cuando hemos encajado el gol, el rival ha sido mejor porque nos ha faltado tranquilidad en el medio del campo, no hemos estado equilibrados en la finalización".

El objetivo de la permanencia sigue su curso y cada punto cuenta, pero el entrenador afirmó que le da pena haber cedido el empate. "El Oviedo, pese a estar por detrás de nosotros, tiene potencial y amplia plantilla, irá para arriba".

También hubo tiempo para comentar la polémica arbitral con el VAR. Pellicer fue muy tajante: "Hay acciones en las que nos sentimos perjudicados, está desnivelado", sentenció. "La actuación arbitral y la interpretación no nos está favoreciendo. Si no se corta el pase, Jairo se queda solo. Son situaciones que no podemos controlar, nos tenemos que enfocar en nuestro trabajo".

En cuanto al cierre de la primera vuelta de LaLiga SmartBank, el técnico de Nules refirió un "sabor agridulce por las cinco últimas jornadas". "Sabemos las circunstancias que hemos tenido, teníamos el objetivo de conseguir 30-32 puntos, que hubiese sido para enmarcar, de matrícula de honor. El equipo está compitiendo, la pena es que en nuestro estadio no estamos siendo constantes, fuera estamos sacando muchos puntos. Vamos a intentar cambiar la dinámica en casa".

Pero el líneas generales, remarcó que "el análisis es positivo". "El equipo lo da todo y vamos a competir por lo máximo, no hay conformismo. Queremos marcar la distancia con los equipos de abajo y, cuando se cumpla el objetivo, pelear por todo lo que podamos. El mensaje es ambicioso pero de mucha realidad. No hay conformismo".