Toda ayuda es poca para intentar la hazaña de colarse en los octavos de final de la presente edición de la Copa del Rey. Ya se puede contar por horas la eliminatoria entre Málaga y Granada prevista para este domingo (12:00 horas) y Pellicer quiere contar con todos los jugadores posibles y más. La ilusión es enorme, pero también tiene que pensar en no forzar más de la cuenta a una plantilla limitada y con otro objetivo primordial para esta campaña, la permanencia en Segunda.

El conjunto costasoleño prosigue con la preparación de su cita copera. Después de varias jornadas con doble cita liguera por semana, jugadores y entrenadores están gozando de cinco días completos en busca de una nueva cita con la historia. Para ello, Pellicer y sus hombres están intentando agrupar a todos los jugadores sanos disponibles entre los que cuentan con ficha de profesional y los miembros de La Academia. Las lesiones de Benkhemassa, Matos, Hicham y Julio, la de Iván Calero de larga duración, además de la cuarentena preventiva que tiene que seguir Luis Muñoz, han dejado el grupo muy mermado y obligan al cuerpo técnico a readaptarse, algo que llevan haciendo desde el año pasado cuando tomaron las riendas del primer equipo. Podrían, y con razón, poner excusas y lamentarse, pero los actuales preparadores optan por buscar soluciones de debajo de las piedras. O, como ya viene siendo habitual, de la cantera.

En la jornada de ayer, más allá de las citadas bajas, saltaron las alarmas porque tanto Lombán como Cristo Romero se quedaron en el gimnasio realizando labores preventivas. Si todo va bien, de aquí al domingo tendrán tiempo de estar al 100%, pero lo cierto es que este año el cuerpo técnico y los servicios médicos tienen que medir al milímetro el estado de salud de cada integrante de la plantilla porque cada pieza es vital en este equipo.

En total, en la última sesión de trabajo estuvieron en el césped de Martiricos 24 futbolistas, los profesionales disponibles habituales junto a Ismael Casas, Ramón Enríquez, Benítez, Quintana, Mini, Juan Cruz, Eu como novedad en los canteranos y también el guardameta Gonzalo y Larrubia y Haitam del juvenil.

Aún es pronto para especular con la posible alineación que idee Sergio Pellicer para el envite de dieciseisavos de Copa del Rey de La Rosaleda, pero tendrá que volver al ya clásico encaje de bolillos entre profesionales y canteranos.

El conjunto de Diego Martínez ha tenido menos tiempo que el Málaga para preparar el duelo de Copa del Rey, un punto a favor de los blanquiazules.

En cambio, el conjunto nazarí también llegará lanzado a Martiricos tras su última victoria en Primera ante el Osasuna (2-0) el pasado martes. En la jornada de ayer, el equipo se reunió en el verde para una sesión de recuperación. Hoy descansarán y solo dedicarán viernes y sábado a la preparación del derbi andaluz de Copa. El Málaga tiene que aprovechar que el rival llega con más carga en las piernas y menos descanso.