El Málaga se despide de la Copa del Rey. Los de Sergio Pellicer pagaron una mala primera mitad, que aprovechó el Granada para ponerse 0-2 en el marcador, y luego ya en la segunda parte, con la eliminatoria cuesta arriba, acabaron volcados sobre la portería nazarí en busca del empate después de que Caye Quintana hiciera creer al equipo con un gol a 15 minutos del final (1-2). El conjunto blanquiazul, este año sí, ha dignificado la competición, eliminando al Coruxo y al Real Oviedo, pero en esta tercera ronda ya no pudieron continuar con su camino ante el cuadro rojiblanco, que fue superior en el cómputo global del choque y se acabó llevando el pase a octavos con sufrimiento.

Los de Diego Martínez dejaron la eliminatoria muy encarrilada en la primera mitad. El Málaga no salió con mordiente, como debe salir un equipo de inferior categoría en su estadio en este tipo de eliminatorias a partido único, y el cuadro rojiblanco lo aprovechó para poner mucha tierra de por medio con aparente facilidad. A los 14 minutos, Fede Vico adelantaba al cuadro nazarí de falta directa. Su disparo cambió de trayectoria tras golpear en Alberto Escassi y ya fue imposible para Juan Soriano, que se había lanzado hacia el otro palo.

Por debajo en el marcador, el Málaga no consiguió reaccionar. Su única ocasión de peligro en el primer acto fue un error del exmalaguista Aarón, ahora en las filas granadinistas. Se le escapó el esférico de las manos en un balón aéreo y cuando ya se colaba en la portería apareció Vallejo para evitar el empate.

A los 28 minutos, Jorge Molina hacía el 0-2 y dejaba la eliminatoria muy cuesta arriba para el Málaga. Gran acción de Soro por banda derecha, que dribló a Alexander González y dio un pase perfecto al corazón del área para que el delantero de Alcoy batiera con un tiro ajustado a Soriano.

El Málaga, lejos de tirar la toalla, hizo cambios ofensivos en busca del gol que le volviera a meter en el partido. Sergio Pellicer dio entrada a Chavarría y Caye Quintana tras el descanso en detrimento Orlando Sá y Ramón. Y nada más salir de vestuarios a punto estuvo Yanis Rahmani de recortar diferencias tras un centro-chut que dio en el larguero después del desvío de Aarón para mandarla a córner.

El conjunto blanquiazul veía cada vez más lejos sus opciones de remontada, pero Caye Quintana dio alas a los suyos con un gol a 15 minutos del final. Saque de falta perfecto de Cristian que cabecea el gaditano, da en el palo tras una gran intervención de Aarón y acaba entrando en la portería remachado en la línea por el propio Quintana.

Creyó el Málaga e incluso fue capaz de arrinconar el Granada en los últimos minutos. Dispuso incluso de hasta cinco jugadas a balón parado, con Juan Soriano buscando el remate en área rival, pero ya no fue capaz de materializar en el tanto que mandara el partido a la prórroga.

Digno papel de un Málaga que dice así adiós a su aventura copera y vuelve a su verdadera realidad, lograr la permanencia en LaLiga SmartBank.