Tan solo queda un día para la visita de la Ponferradina al estadio de Martiricos, ya solo queda tiempo para definir detalles y dar los últimos retoques. Durante estos días, Pellicer y su cuerpo técnico se han centrado en «machacar» aspectos técnicos y tácticos para afrontar el inicio de la segunda vuelta de la competición con un resultado positivo en casa. El equipo está respondiendo y, además, en los últimos días ha recuperado a varias piezas que en jornadas anteriores han estado tocadas por unas u otras cosas.

Ayer, en la penúltima sesión antes de que el conjunto berciano pise La Rosaleda, el míster de Nules volvió a apoyarse en el vídeo para repasar jugadas, errores y conceptos. Poco después, los jugadores saltaron al verde del Anexo para practicar ejercicios con balón, asistencias y disparos a portería. Asimismo, cabe destacar la reincorporación plena de Matos al grupo, con lo que se presume que Pellicer tendrá un profesional más para la convocatoria de esta jornada de LaLiga SmartBank.

Como viene siendo habitual, incluso pese al confinamiento por el que está pasando el Atlético Malagueño por un positivo en su cuerpo técnico, el trabajo del día a día de los blanquiazules sigue estando marcando por una amplia presencia de miembros de La Academia. Más allá de los fijos como Ismael Casas, Ramón o Cristo, sin olvidar a Quintana, Juan Cruz y De la Osa, los futbolistas del equipo juvenil también piden paso. Este jueves trabajaron también con los «mayores» Haitam, Andrés y Juanlo, siendo Loren Zúñiga la gran novedad.

Zúñiga no es un jugador cualquiera y su apellido ya deja alguna pista. Además de ser un jugador con proyección y que ya ha debutado con el Atlético Malagueño, es hijo del exmalaguista Lorenzo Zúñiga, jugador del club boquerón en la década de los 90. A través de las redes sociales, el propio club malagueño hizo hincapié en que el joven ariete es el único jugador (junto a Samuel Sánchez) que ha jugado en el filial siendo hijo de un antiguo jugador del primer equipo.

Por último, en clave de lesionados, los únicos ausentes continúan siendo otros dos canteranos, Hicham y Julio. En la mañana del jueves, su entrenamiento se dividió en dos partes, primero unos minutos de carrera continua que después dieron paso a ejercicios específicos en el gimnasio para tratar sus respectivas dolencias, todo ello bajo la atenta supervisión del readaptador Manu Gestoso.