El Juzgado de Instrucción Nº14 da un paso más en el litigio entre los Al-Thani y la Asociación de Pequeños Accionistas. La jueza del caso, María Ángeles Muñoz, ha acordado nombrar un perito tasador para valorar las acciones pertenecientes a la familia catarí (el jeque y sus tres hijos Nasser, Nayef y Rakkan) en el Málaga CF. Este requerimiento es un paso indispensable antes de poder seguir avanzando en el proceso y podría suponer un acto previo a la subasta de todos los bienes embargados en el territorio Español.

Por otra parte, la jueza, a fecha del 14 de enero de este 2021, instó también a la tasación de cuatro vehículos en propiedad de los cataríes: un Mini Modelo John Cooper propiedad de Nayef; un Mercedes AGM V8 también a nombre de Nayef (con matrícula catarí); una motocicleta Ducatti modelo Xdiavel S cuyo dueño es Nasser y un Mercedes E63 AMG propiedad del jeque, Abdullah bin Nasser Al-Thani (matrícula catarí).

El siguiente paso ahora es nombrar ese perito tasador que determine el valor de todas las acciones que posee la familia Al-Thani en el Málaga CF, divididas en cuatro sociedades: Málaga Club de Fútbol SAD, NASS Football SL, NASS Spain 2000 SL y Nassir bin Abdullah and sons SL.

Todo esto, hay que recordar, sucede en el marco del litigio entre la Asociación de Pequeños Accionistas y la familia Al-Thani por administración desleal y apropiación indebida. A lo largo de los últimos meses se han ido dando los pasos necesarios para que de una vez por todas los cataríes dejen de ser el principal propietario del club. Este proceso podría culminar, en cuanto lo que al club refiere, precisamente con esa subasta tras el embargo de los bienes, en las que se incluyen las acciones de la entidad blanquiazul que poseen los Al-Thani.

Antecedentes

En capítulos anteriores de esta larga y tediosa serie, que a veces parece rozar la ficción, María Ángeles Muñoz, jueza del caso, apartó a los Al-Thani de la dirección del club y nombró administrador judicial José María Muñoz en febrero del año pasado por un plazo de seis meses, que ya fue prorrogado automáticamente. Este fue uno de los avances más importantes del proceso. Muñoz empezó a comandar la entidad y deshizo alguno de los entuertos provocados por la gestión del jeque y siguió colaborando con los juzgados aportando toda la información relevante con el litigio.

Otra de las medidas más destacadas desde los juzgados fue la imposición de una fianza de 5,5 millones de euros -que posteriormente fue elevada hasta los 8,5 millones euros en septiembre- a los Al-Thani, cantidad que no fue depositada correctamente y que derivó en el embargo -en noviembre- de todos sus bienes en territorio español, es decir, las acciones que tenían en propiedad del Málaga CF y esos vehículos que ahora deben ser tasados.

En este punto es en el que se encuentra ahora el proceso, en determinar mediante peritaje el valor de las acciones y demás activos materiales para una posible subasta posterior de estos bienes embargados.