Ramon Enríquez pasó por los micrófonos de Canal Sur Radio y comentó las ganas que tiene de regresar el verde cuanto antes y poder ayudar al equipo lograr el objetivo de la permanencia. El canterano de La Academia arrastra problemas en el hombro y todavía no sabe si podrá participar el domingo frente al Rayo Vallecano: «Todavía quedan unos días, no se sabe si voy a llegar, en ello estamos. Trabajo para llegar».

La lesión en el hombro viene de largo. Según comenta el protagonista, los dolores aparecieron por primera vez tras jugar frente al Girona hace ya más de un año y la intención es evitar pasar por el quirófano, por lo menos hasta que acabe la temporada. «Desde hace un año y pico lleva arrastrando problemas, poco a poco va mejorando, no creo que tarde mucho en volver. Comenzó ene Girona el año pasado, tuve problemas en el tendón. Entrenando después de la cuarentena se me salió. Y luego otra vez. Cada vez es más complicado. La intención es evitar el quirófano, acabar la temporada y cuando acabe tomar la mejor decisión para el hombro. Una vez que se sale, se puede salir más veces. La única forma para que no se salga con cualquier cosa es el quirófano», explicó.

Los de Pellicer se encuentran en un momento complicado de la temporada, pero Ramón mantiene la tranquilidad y asume que el objetivo principal del curso era la salvación, y a después «ir a por algo más». «El objetivo principal es la permanencia. Lo ha sido hoy y siempre. Si trabajamos con ilusión y ganas y conseguimos el objetivo, intentaremos ir a por algo más», aseguró.

Para lograr ese objetivo de la permanencia es imprescindible volver a ganar en La Rosaleda cuanto antes, donde el Málaga no vence desde hace casi cuatro meses. «Estamos trabajando muchísimo, estamos poniendo muchas ganas. En La Rosaleda nos está costando un poquito. Si seguimos por esta línea seguro que se acaba esta racha».

Ramón renovó esta temporada de forma automática al cumplir el objetivo de partidos disputados, y espera seguir en Málaga mucho más tiempo: "Estoy contento, estoy teniendo continuidad, que es lo que un jugador quiere. Ojalá se pueda cumplir y pueda estar aquí más tiempo. Estoy viviendo un sueño, estoy en una nube".

Por último, deseó que la afición vuelva pronto a Martiricos para ayudar al equipo: "Desde que llegué con 12 años siempre me he imaginado eso. Ojalá que pronto pueda entrar la gente y pueda animar al equipo, lo necesitamos, y mucho".