Las complicaciones que se ha encontrado José María Muñoz a lo largo de este año y poco al frente del Málaga CF han ido saliendo de debajo de las piedras. La última, anunciada por el propio administrador en su última comparecencia, ha sido una sanción del TAS de 500.000 euros por incumplir parte del contrato por el cual Nordin Amrabat, en la temporada 13/14 pasó a la disciplina turca. En aquella operación, según Muñoz, se incluía la disputa de un encuentro amistoso entre Málaga y Galatasaray que nunca llegó a celebrarse, lo que supone un incumplimiento en el contrato. 

Este ha sido el último golpe a los planes del administrador judicial para reconducir la viabilidad del club, pero no la única desde que está al frente de la entidad. «Hemos tenido que pagar casi dos millones de euros en reclamaciones... Esto ya no son piedras en el camino, sino camiones para no poder pasar». 

Al tratar este tema, se encadenó otro de gran polémica y es que Muñoz comentó que una persona «cerca al Málaga CF», conocedora de la situación, ha activado en los últimos tiempos reclamaciones que estaban en el olvido. «A esos 500.000 euros hay que sumar a todas esas reclamaciones, de un valor superior al millón de euros. Hemos tenido reclamaciones incluso de agentes o agencias de representación que se habían olvidado de nosotros. La ha activado alguien, han sido como 15 reclamaciones. Son pequeñas piedras que nos van complicando la vida, pero las vamos sorteando». 

El administrador no quiso dar más datos de esta persona cercana y conocedora de los recobecos del club, pero espera que no llegue ninguna más a Martiricos.