Jozabed rescató un punto para el Málaga en el tramo final. El conjunto blanquiazul no estuvo bien, tuvo una actuación muy pobre y salvó los muebles con un gol a 10 minutos del final que le hace mantener diferencias con la zona de descenso. Ya sea por las bajas, por falta de actitud o por el buen hacer del rival, el caso es que los blanquiazules no ofrecieron su nivel en Cartagonova y, por tanto, se pueden dar por satisfechos con el botín conseguido.

El partido se torció desde el inicio. El Málaga no entró bien al partido, con la energía e intensidad necesaria, y a los 15 minutos ya se vio por detrás en el marcador. En un regalo en defensa, uno más en lo que va de temporada, el conjunto murciano se puso por delante. El centro raso al corazón del área de Pablo de Blasis cruzó todo el área pequeña blanquiazul y en el segundo palo incomprensiblemente Alexander González no metió la pierna para despejar y Cayarga lo aprovechó para remachar a puerta vacía. Tocaba remar.

El gol encajado no despertó a los blanquiazules, y tres minutos después a punto estuvo de ver como el Cartagena hacia el segundo. Cristian remató con una plástica chilena desde la frontal del área y el balón se estrelló en el palo. Ese segundo aviso local ya hizo reaccionar a los de Pellicer, que por fin empezaron a generar algo de peligro sobre la meta de Chichizola. Primero la tuvo Caye tras una buena jugada personal de Jairo Samperio, pero el delantero onubense llegó muy forzado al envío de su compañero y la mandó fuera. Y a los 36 minutos de juego fue el propio Jairo el que pudo igualar la contienda. Se plantó dentro del área en una situación inmejorable para marcar y su potente disparo fue desviado por el meta argentino a córner.

Lo último destacable de la primera mitad fue otra ocasión del goleador Cayarga, que hizo emplearse a fondo a Dani Barrio para evitar el 2-0. El Málaga debía mejorar mucho en el segundo tiempo si quería rescatar al menos un punto de su visita a Cartagonova.

Pellicer no esperó ni un segundo más para mover el árbol. Dio entrada tras el descanso a Scepovic por el canterano Quintana y a Ale Benítez por Alexander González, señalado tras su enorme fallo en el primer gol cartaginés. Y el segundo tiempo empezó con otra acción en la que el Málaga estuvo a punto de igualar el choque. El centro-chut de Matos desde la izquierda se envenenó y acabó estrellándose en el palo de la portería de Chichizola y saliendo rebotado hacia fuera.

Y el propio Matos fue el que tuvo en su bota izquierda de nuevo el 1-1 a los 70 minutos de partido. Ale Benítez puso un buen centro al segundo palo y ahí apareció el lateral blanquiazul para empalarla al primer toque y hacer trabajar a Chichizola para evitar la igualada. 

Seguía buscando soluciones Pellicer al mal encuentro de sus jugadores y dio entrada a Ramón, de vuelta, y a Julio. Y a 10 minutos del final llegó el gol del empate. Jozabed aprovechó una mala salida de Chichizola para llevarse el balón y hacer el 1-1 definitivo a puerta vacía cuando todo se encaminaba a una victoria local. 

Empate y gracias. El Málaga alcanza los 42 puntos y da otro pasito hacia la permanencia, que aún habrá que certificar en las jornadas restantes. La Segunda División no da tregua y casi sin tiempo para recuperar el martes visita La Rosaleda todo un Almería, tercer clasificado.