A falta de una afición que ruja en La Rosaleda... buenos son los numerosos puntos que ha cosechado en este curso el conjunto de Sergio Pellicer cuando ha jugado de visitante. El fútbol en tiempos de pandemia tiene estas extrañezas. Sin público y siguiendo los estrictos protocolos de sanidad y seguridad, un equipo puede llegar a sentirse más cómodo cuando está lejos de su propia casa.

Castellón, Zaragoza, Sabadell, Girona, Fuenlabrada, Alcorcón, Logroñés y Lugo han sido los destinos de los que el plantel costasoleño ha logrado arañar los tres puntos de una victoria. En un cálculo rápido, todos estos buenos resultados, sumándole otros tres empates a domicilio, hacen un total de 27 puntos para la mochila malagueña, el 60% de los 45 que han obtenido en estas 33 jornadas de campeonato y más del 50% de esas anheladas 50 unidades con las que se podría terminar de sellar automáticamente la permanencia en la categoría de plata.

Si bien es cierto que cualquier malaguista habría deseado encajar una mejor racha en Martiricos, donde se estuvo casi cuatro meses sin conseguir sumar de tres, en líneas generales los resultados obtenidos por el equipo son muy positivos a la par que sorprendentes. No hay que olvidar cómo empezó el Málaga CF la temporada, con un ERE en la plantilla de por medio a la dirección deportiva le costó horrores completar el equipo con las ya conocidas y escasas 18 fichas profesionales, cumpliendo con los estrictos márgenes que marcaba LaLiga tras años y años de mala gestión. Aquello fue un enorme aprendizaje para todo el que estaba en La Rosaleda.

Ahora, a falta de solo nueve jornadas para la conclusión de la Fase Regular de la Segunda División, Pellicer puede colgarse la medalla de ser el único entrenador del Málaga CF en conseguir ocho victorias fuera de casa al término de la jornada 33. Ahora solo le quedan un par de triunfos más como visitante para superar los récords de nueve victorias en Segunda obtenidos en la temporada 2018/2019 y la 1998/1999. Quién se lo iba a decir al míster de Nules cuando tomó las riendas del equipo como interino. Pero el calendario de los boquerones como visitantes esta recta final de la temporada no es nada sencillo: queda la UD Las Palmas, el Espanyol, Oviedo y Leganés. La primera vuelta se saldó con empate ante los cuadros insulares y asturianos y derrotas con catalanes y madrileños.

Aunque antes de dar rienda suelta a ningún récord, Pellicer sabe -y así lo destacó el pasado domingo en la rueda de prensa postpartido- que aunque la permanencia parece en el bolsillo no quiere confiarse. «La historia del Málaga lo exige, pero primero hay que certificar el objetivo para ser ambiciosos. Nos quedan nueve finales, la primera contra el Albacete, que para ellos también lo será», destacó el técnico blanquiazul en la sala de prensa del Anxo Carro. Lo primero, sigue siendo lo primero.

Plan de trabajo

Después del enorme esfuerzo que volvió a realizar el equipo costasoleño el pasado domingo, y después de una semana con doble jornada liguera, el cuerpo técnico ha dado dos días de descanso a sus jugadores. También influye el largo viaje de vuelta desde Lugo hasta Málaga, la expedición abandonó la ciudad gallega en autobús hasta llegar a Madrid, donde pasaron la noche. En la mañana de ayer, todos llegaron a la estación María Zambrano.

Ayer lunes y hoy martes serán los días en el que los futbolistas blanquiazules descansen y recuperen las fuerzas necesarias para encarar el siguiente partido frente a un Albacete muy tocado, que cierra la clasificación de LaLiga SmartBank con 29 puntos, aunque aún alberga esperanzas para no bajar de categoría.

Este par de días de desconexión también serán de gran ayuda para la recuperación de Luis Muñoz, que llega lesionado desde Lugo, donde solo pudo disputar 18 minutos. El mediocentro malagueño padece una lesión muscular en los isquiotibiales de su pierna izquierda que preocupa a Pellicer y sus ayudantes, ya que podría estar varias semanas fuera de la planificación grupal. A su vez, el equipo sigue a la espera de la evolución de Josua Mejías.

A partir del miércoles, el Málaga CF regresará a la dinámica de trabajo con cuatro sesiones matinales de entrenamiento antes de recibir al Albacete, en un encuentro previsto para el domingo a las 14:00 en la cancha de Martiricos.