La cantera siempre ha sido un activo muy importante para el Málaga CF, y en tiempos de austeridad económica cobra aún más importancia, tanto a nivel económico como deportivo. Desde la llegada de Sergio Pellicer al banquillo blanquiazul, hace ya casi 15 meses, han sido un buen número de filiales y juveniles los que han hecho acto de presencia en el primer equipo, algunos de ellos llegando a ser fijos en la alineaciones, lo que les ha llevado ha convertirse en los jugadores más valiosos del plantel.

Según las cifras que aporta la web especializada Transfermarkt, los cuatro jugadores con más valor de mercado de la actual plantilla malagueña han salido de la Academia. Por este orden, Ramón Enríquez (1,8 millones de euros), Luis Muñoz (1,5), Ismael Casas (1,5) y Juande Rivas (1,5) son los futbolistas blanquiazules mejor valorados económicamente en el mercado.

Luis Muñoz

El caso de Luis Muñoz, por el que se hizo un esfuerzo económico importante este pasado verano para que siguiera perteneciendo al club, es diferente al del resto. El centrocampista malagueño ya había tenido continuidad en el primer equipo antes de la llegada de Pellicer, aún así su valor también se ha incrementado en el último año desde los 800.000 euros (diciembre de 2019) hasta los 1,5 millones. Muñoz es uno de los jugadores mejores pagados de la plantilla y su buena temporada le ha puesto en el punto de mira de equipos de LaLiga Santander.

Ramón Enríquez

El de Órgiva es el jugador con más valor de mercado de la plantilla blanquiazul con 1,8 millones de euros, según Transfermarkt. El curso pasado Ramón solo tuvo minutos en cuatro encuentros, tres con Víctor Sánchez del Amo y uno con Pellicer, y esta temporada ha sido la de su explosión a las órdenes del castellonense.

El centrocampista empezó siendo un jugador fijo en los esquemas blanquiazules y una lesión en el hombro le cortó la progresión y le tuvo apartado de los terrenos de juego varias semanas. Ahora ya está de vuelta y le está costando volver a la titularidad tras el cambio de posición de Escassi. Las buenas actuaciones de Ramón le han servido para aumentar su valor en más de un millón de euros a lo largo de la temporada. Cuando Pellicer llegó al banquillo apenas estaba cotizado en unos 100.000 euros, con este curso ya iniciado (octubre) subió hasta los 700.000 y ahora ya es el más valorado del plantel con 1,8 millones de euros. Ramón renovó automáticamente por cumplir los objetivos de su contrato y su cláusula de rescisión es de 6 millones en Segunda y de 12 en Primera.

Ismael Casas

El caso de Ismael es similar al de su compañero de piso Ramón. Ha explotado con Pellicer y también varias lesiones le han quitado la continuidad deseada a lo largo de la temporada. Ambos debutaron con el primer equipo el mismo día, en Santander en la primera jornada de la campaña pasada, pero en el caso de Ismael ya tuvo mucho protagonismo desde la llegada de Pellicer. De los 12 encuentros que disputó en la 19/20, 10 fueron desde el cambio de entrenador y ya en la presente temporada ha llegado su confirmación.

Desde que Pellicer ocupa el puesto de entrenador en el primer equipo su valor de mercado ha pasado de 300.000 euros a los 1,5 millones de euros actuales. El verano pasado su valor rondaba los 700.000 euros, por lo que su valor se ha más que duplicado este curso. Ismael tiene contrato hasta 2023 y su cláusula de rescisión subió tras renovar el verano pasado.

Juande Rivas

Juande Rivas puede ser el caso que mejor define la apuesta de Pellicer por la cantera. El día que el míster se estrenaba en el banquillo del primer equipo hizo debutar al cordobés, y como titular. Desde entonces, el crecimiento deportivo de Juande ha sido exponencial y en estos momentos, poco más de un año después, es indiscutible en el centro de la zaga blanquiazul.

Tras su buen hacer en la segunda vuelta de la pasada temporada su valor de mercado subió hasta los 800.000 euros en verano y ahora ya está tasado por este portal en 1,5 millones de euros. Juande fue renovado en el pasado mercado estival hasta 2023 y con ficha profesional.

A este elenco de canteranos hay que sumarle la participación a lo largo de la temporada de jugadores llamados a hacerse importantes en el futuro como Alberto Quintana, Cristo, Hicham, Julio, Benítez o David Larrubia y otros tantos que ya han estado en dinámica de entrenamientos con la primera plantilla.

La Academia está jugando un papel muy importante a nivel deportivo, y quién sabe si lo hará también a nivel económico. En una situación financiera tan delicada, pandemia mediante, aumentar los ingresos será necesario para subsistir. Y si tienen que llegar a través de ventas, en el club ya cuentan con que estos jugadores en crecimiento pueden dejar una buena cantidad en las arcas para encarar el próximo proyecto deportivo. Importante será sacar lo máximo posible de cada hipotética operación en caso de estar obligado a vender para sobrevivir.