El Málaga puede dar este domingo el paso definitivo hacia la permanencia en LaLiga SmartBank. La oportunidad es inmejorable, los de Sergio Pellicer reciben en La Rosaleda al Albacete, colista de la tabla, y tienen en su mano alcanzar los 48 puntos a falta de ocho jornadas para el cierre de la fase regular, algo que, aunque no de forma matemática, supondría la salvación de manera oficiosa en Segunda División.

Siempre se dice que un equipo puede darse por salvado en la categoría de plata cuando alcanza los 50 puntos. Esto suele cumplirse. Y además esta temporada todo apunta a que el número de puntos necesarios para mantenerse puede ser incluso inferior. En estos momentos, tras 33 jornadas celebradas, el último de los equipos que caería a la tercera categoría del fútbol español es el Cartagena. Los de Luis Carrión tienen 34 puntos en su haber, es decir, una media de poco más de un punto por encuentro. Esta proyección dejaría una cifra a final de curso de 43 puntos. Pese a que en el tramo final los equipos de abajo suelen elevar sus números en busca del objetivo parece complicado que el 19º llegue a esos 50 puntos cuando ya solo quedan 27 en juego, más aún habiendo tantos clubes implicados en esa batalla.

Por tanto, la victoria este domingo frente al Albacete dejaría al Málaga en una posición privilegiada en cuanto a la lucha por la permanencia. Con esos 48 puntos en el saco, la salvación estaría garantizada a poco más que se sumase en las últimas ocho jornadas, e incluso sin hacerlo. De hecho, tal y como apuntaron ayer los compañeros de Radio Marca Málaga, ningún conjunto que ha llegado a esta jornada 34 con 45 puntos ha terminado descendiendo. Sin duda, un dato muy alentador.

Fiables ante los de abajo

El conjunto de Martiricos ha cosechado buenos resultados cuando se ha medido a los rivales de la parte baja de la tabla. Solo ha perdido un encuentro frente a los siete últimos de la tabla, en La Rosaleda ante el Cartagena en la primera vuelta (0-2). En el resto de encuentros ante estos equipos, ganó los dos enfrentamientos ante el Alcorcón y el Sabadell, ha sumado un triunfo y un empate contra el Logroñés y el Lugo, derrotó al Castellón a domicilio -el encuentro en La Rosaleda será en la última jornada liguera- y empató en Cartagena y en su visita al Carlos Belmonte de Albacete, próximo rival. En total, 25 de 36 puntos posibles al zurrón. Alargar esta buena racha el domingo debe ser el paso definitivo por la permanencia y encarar el tramo final con más tranquilidad.

Un rival en barrena

El conjunto blanquiazul recibe al colista. Los manchegos están hundidos en la clasificación con solo 29 puntos, a cinco de la salvación. Esta necesidad imperiosa de sumar puede ser lo más peligroso para el cuadro blanquiazul, que deberá salir al máximo desde el inicio para igualar la intensidad que pondrán los de Alejandro Menéndez.

Los números del Albacete son los que son, muy pobres. El «queso mecánico» solo ha ganado uno de los últimos 10 partidos y ha sumado solo 6 de 30 en ese periodo. Además, sus cifras ha domicilio dejan mucho que desear: en lo que va de temporada ha logrado tres victorias, tres empates y 10 derrotas. O lo que es lo mismo, ha conseguido solo 12 puntos de 48 posibles. Solo el Lugo y el Cartagena, con 11, lo han hecho peor lejos de sus feudos.

Stefan Scepovic se siente muy cómodo en Málaga y tiene ganas de quedarse más tiempo en España, el que considera «como su país». El delantero serbio fue entrevistado en La Jugada de Canal Sur Radio y destacó el gran ambiente que existe en el vestuario blanquiazul, algo fundamental para su integración: «Llegué, vi a gente joven, más veteranos... la ambición se ve. La alegría y el ambiente del vestuario te ayuda mucho para ser rápido parte del grupo. Muy contento».

Scepovic estuvo muy cerca de estrenarse como goleador blanquiazul en Lugo, de hecho los jugadores celebraron el gol como si hubiera sido suyo, pero el acta se lo concedió a Lombán: «El balón vino hacia a mí. En el campo no sabíamos si el balón sobrepasó la línea entero. Si el arbitro no lo pitó antes, era gol mío. En el acta se lo concedieron a David. Lo importante son los tres puntos. Así era gol sí o sí».

Tras ese triunfo, el Málaga tiene otro importante encuentro el domingo ante el Albacete. «Sabéis todo cómo es la Segunda División. Todos los partidos son distintos y difíciles. Ganando el domingo damos un paso más hacia adelante», dijo el ariete balcánico, que añadió que «la ambición existe, pero no miramos más allá» cuando fue preguntado por la posibilidad de mirar hacia objetivos mayores. «Tienes que estar concentrado en lo que te viene e ir sumando. Hasta donde lleguemos», apuntó.

Por otro lado, fue preguntado por su opinión acerca del VAR: «El VAR es una cosa buena, pero hay que usarlo bien. Lo de la línea de gol es importante. En Inglaterra tienen el reloj. En un partido te va a beneficiar y otro te va a perjudicar, el VAR ayuda. A lo mejor marcas y es fuera de juego, te vuelve loco. Lo celebras y después de tres minutos... no es gol. Nosotros intentamos dar todo en el campo».

También habló sobre la afición blanquiazul, a la que ha sufrido como rival: «He jugado contra el Málaga. Es una pena, disfrutaríamos mucho. Lo importante es la salud».

Scepovic: «Todos los partidos son distintos y difíciles»

El Málaga CF comenzó ayer a preparar el partido de este domingo frente al Albacete en La Rosaleda (14:00 horas). Tras dos días de descanso, los de Pellicer volvieron al trabajo en el Anexo con la novedad del regreso de Orlando Sá, que se ejercitó en solitario tras unas semanas en Portugal con permiso del club.